Una campaña maliciosa



Por Jorge Gadano

Desde el domingo último se ha desatado contra mí una nueva campaña de desprestigio a través de “La Mañana de Neuquén” y otros medios locales vinculados al gobierno provincial. Se produce después de otra que, junto a mi esposa y a algunos colegas, me vinculó a la SIDE, y de que yo firmara un primer informe, publicado el mes pasado en este diario, referido a costosas propiedades rurales atribuidas a un ministro.

Creo que, por la tergiversación, mendacidad y malicia de la información difundida por esos medios, los lectores de este diario -que lo son también míos- merecen una explicación.

La inspiración maliciosa de la campaña surge, principalmente, de lo que oculta, ya que la denuncia en mi contra motivó la apertura de una causa en un juzgado correccional que concluyó con un sobreseimiento, consentido por la fiscalía.

El hecho real consistió en que, hace algo más de un año, cuando en compañía de mi esposa salía de un hotel porteño rumbo al Aeroparque encontré una billetera en un baño semi-público del subsuelo del hotel. Apurado porque estábamos retrasados, postergué la tramitación de su devolución para hacerlo en la comisaría del aeropuerto.

Esto, porque labrar un acta de la entrega me hubiera demorado, y preferí hacerlo cuando ya tuviera asegurado mi vuelo y en el tiempo que restaba para la partida.

Debido a las circunstancias, no pude consumar mi objetivo de entregar a la Policía Aeronáutica el objeto antes de que me fuera reclamado, lo que dio pie a interpretaciones maliciosas.

Lo que pretende “La Mañana de Neuquén” es un “linchamiento” mediático, reactivando una causa judicial que quedó concluida ya con el sobreseimiento. Es, al fin y al cabo, el precio que tengo que pagar por mi tarea periodística y mi prédica contra la corrupción. En las notas de ese diario no hay ninguna denuncia de interés público, está simplemente el propósito de desprestigiar a un periodista por las investigaciones que realiza.

Fue para mí un episodio doloroso. Admito que pueda haber interpretaciones distintas respecto de mi actitud, aunque me conforta saber que las personas que me conocen saben cuál ha sido mi conducta de toda una vida.


Comentarios


Una campaña maliciosa