Lucas Di Grazia, el Depo y una de héroes y villanos

La película de Lucas Di Grazia en Deportivo Roca pasa por su mejor momento. El arquero revirtió la imagen de la primera rueda y hoy es pieza clave en el Naranja, que busca la zona campeonato.



#

El día del arquero (naranja) fue el miércoles por la noche, donde Di Grazia atajó todo lo que le tiraron para que el Depo sacara a flote el duro partido ante Ferro. (Foto: alejandro carnevale )

La ingratitud y la templanza ante las frustraciones, son aspectos que están metidos desde siempre en la piel de un arquero. Convive con ello y lo sabe. Lo acepta desde el mismo momento que decidió vivir el fútbol solo bajo los tres palos y encerrado en un rectángulo de cal.

Con tantas en contra, el arquero necesariamente debe desarrollar grandes dosis de confianza y autoestima para equilibrar la balanza. Nadie salva al golero, es él quien sí sale al rescate del equipo. Cuando no lo hace, la indiferencia y el desdén levantan el dedo acusador. Después de más de diez años en Primera, Lucas Di Grazia sabe de esto y mucho más.

El arquero de Deportivo Roca disfruta hoy del cierto halo de imbatibilidad que le dan los 373 minutos sin recibir goles, pero su derrotero en la valla naranja no ha sido fácil ni mucho menos. El martes pasado Lucas cumplió 32 años, y un día después se regaló una gran actuación ante Ferro de Pico (1-0) para que el Depo siga con la posibilidad viva de meterse en la zona campeonato del Federal A.

Después de ganarle a Cipolletti en la primera rueda (3ª fecha), Roca cayó sucesivamente ante Villa Mitre, en Bahía Blanca, y ante Alvarado en el Maiolino, en la tarde que las acciones de Di Grazia en la consideración del hincha quedaron en el subsuelo. Ese día el Depo perdió 3-2 y en al menos dos tantos hubo responsabilidad en el arquero, quien en esa serie de tres partidos jugó desgarrado.

“Fue un partido atípico. Había mucho viento y me jugó una mala pasada en los goles. Acepté mi responsabilidad porque sé que es algo propio del puesto. Nosotros (los arqueros) sabemos que tenemos que convivir con las críticas, estamos más expuestos que el resto, pero es así. Siempre lo fue”, dice Di Grazia sobre los cuestionamientos que recayeron sobre él luego de aquel encuentro con los marplatenses. “Un mal partido no me va a afectar”, agrega Lucas y tira una frase necesaria y típica de los arqueros. El amor propio por sobre todas las cosas.

Como el fútbol siempre da revancha, Di Grazia lleva hoy cuatro partidos sin que le conviertan goles y se ha transformado en pieza clave para que el Depo siga teniendo chances reales de meterse en la fase campeonato. “Ni ahora somos una maravilla ni antes un desastre. En la primera rueda no pudimos cerrar algunos partidos que nos costaron puntos clave. Ahora quizás tenemos más posibilidades recambio porque se han recuperado algunos compañeros y eso ayuda”, asegura Di Grazia.

A Lucas le han marcado 13 goles en 14 partidos y tiene la valla menos vencida después Sansinena (10) y Villa Mitre (11), aunque no se la cree y comparte el mérito. “Que no nos conviertan, les da confianza a todos. La defensa está muy bien y los de adelante hacen su parte”, agrega el arquero. “Nosotros trabajamos y no nos sobra nada, pero mientras haya posibilidades vamos a ir por todo”.

Un solo cambio para jugar ante Madryn

Cuatro fechas

y algo más

Datos

El plantel de Deportivo Roca realizó ayer por la tarde una práctica liviana, con vistas al decisivo partido del próximo lunes a las 17 ante Deportivo Madryn en el Coliseo del Golfo. El Naranja está obligado a ganar este encuentro si quiere mantener sus chances de pasar a la zona campeonato.
Luego de cumplir con la fecha de suspensión, está en condiciones de reaparecer Pablo Ostapkiewicz. Resta saber a quién sacará de la defensa el DT Mauro Laspada, interrogante que se despejará hoy desde las 9 en la práctica matutina que llevará a cabo el plantel en el Maiolino. El resto del equipo sería el mismo que viene de vencer 1-0 a Ferro. Por lo tanto Gonzalo Garavano, autor del gol ante los de Pico, y Leandro Puig, quien lo asistió, seguirían en el banco.
373
minutos sin recibir goles lleva Di Grazia. El último: el Pocho Valenzuela (Independiente) a los 32’ del ST (1-1).

Comentarios


Lucas Di Grazia, el Depo y una de héroes y villanos