Una historia virtual se cuenta en Internet

Supongamos que estamos algo aburridos. Que es un domingo por la tarde, o un lunes sin perspectivas y el monitor está encendido.

Tecleamos un buscador cualquiera, www.google.com por ejemplo, escribimos "feria del libro" y vamos al apartado "Me siento afortunado" de ese buscador. Andamos con suerte, la feria tiene un sitio propio en www.el-libro.com.ar. El sitio es otro típico hijo de Internet a pesar de su nombre.

En la página principal se detallan todas las actividades diarias, con sus respectivos horarios y hay invitaciones a las distintas secciones: Actividades, Actividades Educativas, Información General, Programación General, Firma de Escritores, Expositores, Servicios, Cómo llegar, hasta hay un lindo plano del lugar.

En el apartado "El placer de la lectura", un texto fundamenta el tema convocante de este año: "Como dice el francés Daniel Pennac en su libro "Como una novela", que introduce ideas insoslayables para introducir a los niños a la lectura, el verbo leer no soporta imperativos, aversión que comparte con otros verbos, como el verbo amar y el verbo soñar. Este concepto justifica suficientemente la elección".

Es decir, la lectura posee muchos cuerpos, el placer es el más sensual de ellos y no debe estar asociado a la idea de obligatoriedad. Habrá otros menos interesantes, utilitarios tal vez. Que la Net sea un incentivador no deja de resultar paradójico y agradable. Hoy se lee más que nunca en la historia. El éxito de www.amazon.com y de algunos otros sitios dedicados a la lectura y la venta de ejemplares son un rico material de análisis para entender este crecimiento.

Pero claro, esta página tiene lo que uno puede esperar de los estilos más tradicionales que existen en la Web. El sitio de la feria debería haber apuntado más alto. ¿No sería interesante que se publicaran allí las charlas desgrabadas de los participantes? Y eso para empezar.


Comentarios


Una historia virtual se cuenta en Internet