Una preocupación los hizo ganar un premio nacional

Alumnos de la EPET 4 de Junín, hoy egresados, idearon un sismógrafo para utilizar y alertar en la escuela. La idea les valió un galardón en la Feria de Ciencias de Córdoba en el 2016.



#

Sol Bustos y Rodrigo Vega, el año pasado en la Feria de Ciencias.(Foto: Gentileza )

A partir de un problema puntual, la falta de un aparato en la escuela que alertara sobre movimientos sísmicos, alumnos de sexto año de la EPET 4 de Junín de los Andes pusieron manos a la obra y fabricaron el propio, y encima resultaron premiados en la Feria de Ciencia, Arte y Tecnología que se realizó en la provincia de Córdoba en noviembre del año pasado.

En el marco de un proyecto educativo institucional, Sol Bustos y Rodrigo Vega, ya egresados en la especialidad electromecánica, construyeron un sismógrafo con registrador, especialmente valorado por las técnicas innovadoras de su diseño en ese concurso de alcance nacional.

“Planteamos varios proyectos y, cuando llegó el momento, charlamos con los chicos quiénes querían participar de la feria”, explicó el docente de Taller, Tecnología y Fabricación Carlos Pagliaro.

“Participaron primero de una etapa local, luego una provincial, y, si clasificaban, pasaban a la instancia nacional. La perfección de los proyectos les lleva mucho tiempo a los chicos, puede decirse que el último mes lo vivieron prácticamente dentro de la escuela”, dijo el profesor con mucho orgullo.

Los alumnos combinaron “a la argentina” diseños de sismógrafos muy complejos con otros más primitivos.

Colocaron imanes de neodimio para mantener centrado el cursor que registra el evento sísmico, que tienen una masa significativa con respecto al aparato que lo sostiene, con lo cual al moverse la tierra (y el aparato), el cursor tiende a quedarse quieto, el carrete con el papel empieza a correr y así queda registrado el movimiento telúrico.

También recibieron una mención especial en Córdoba el año pasado los proyectos “Mmmm… qué delicia”, de la Escuela Primaria 357 de Pampa del Malleo, y “Ojos Vibradores”, de la EPET 14 de Neuquén capital.

Los alumnos participantes combinaron “a la argentina” diseños de sismógrafos muy complejos con otros más primitivos.

“Planteamos varios proyectos y, cuando llegó el momento, charlamos con los chicos sobre quiénes querían participar de la feria”,

contó Carlos Pagliaro, profesor de Taller, Tecnología y Fabricación.

Datos

Los alumnos participantes combinaron “a la argentina” diseños de sismógrafos muy complejos con otros más primitivos.
“Planteamos varios proyectos y, cuando llegó el momento, charlamos con los chicos sobre quiénes querían participar de la feria”,

Comentarios


Una preocupación los hizo ganar un premio nacional