Una rivalidad que crece con los años

#

<b>Comisarios deportivos y técnicos repasaron el reglamento.</b>

ALLEN (AA).- Un duelo ciclístico enfrenta a dos equipos que en las últimas ediciones de la Vuelta se sacaron chispas y ahora se estima que medirán fuerzas en cada kilómetro de la prueba.

Un Boca - River en la versión pedal, le pone otro condimento a la competencia ciclística más importante de la Patagonia.

El enfrentamiento es tan marcado que hasta las actividades que representan cada uno de los equipos están en la actualidad atravesando por un dilema de convivencia.

Uno es el Mirasal, propiedad de un empresario de servicios petroleros y el otro es el Shania, equipo de un empacador frutícola.

Mirasal puso para esta edición toda la carne al asador. Trajo desde Colombia a cuatro corredores y uno de ellos, Marlon Pérez, es un hombre con sobrada experiencia que supo disputar el Giro de Italia y la Vuelta de España. Cristian Ranquehue y Adrián Gariboldi (quien sería nombrado como DT) y es uno de los máximos ganadores de la Vuelta al Valle, también integran el Mirsal. El equipo petrolero con el logo del “Lobo” posee entre sus ruedas al nombre de un competidor que llega con chapa de candidato: José Mastrangelo. Shania, el conjunto que se identifica con la imagen de un angelito, lo tiene al chileno Cristopher Mansilla, otro de los que llega como posible candidato a quedarse con la Vuelta y ostenta un grupo de ciclistas fuerte. Ayer circulaba el rumor de que un equipo de afuera venía a “trabajar” para Shania. El SEP de San Juan y Ferrocarriles Argentinos, también largan la Vuelta con grandes posibilidades de ganarla.


Comentarios


Una rivalidad que crece con los años