Una sombra se cierne sobre la campaña




La inagotable carrera hacia la presidencia de Estados Unidos adoptó ayer un tinte de película de espionaje con un escándalo que afecta a los tres aspirantes en carrera y pone en una situación comprometida a la administración de George W. Bush.

Después de la revelación el jueves de que el archivo del pasaporte de Barack Obama había sido consultado sin permiso por tres empleados, el Departamento de Estado admitió ayer que también lo fueron los de Hillary Clinton y John McCain. El escándalo, que algún periodista comparó incluso con el "caso Watergate", obligó a la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, a disculparse personalmente con los tres candidatos y a anunciar una investigación inmediata para "llegar al fondo" y asegurarse "de que no había nada más".

El portavoz del Departamento, Sean McCormack, calificó los hechos de "una curiosidad imprudente".

Pero el "nada más" al que se refería Rice abre la puerta a las hipótesis: ¿Podrían ser utilizados políticamente los datos obtenidos?

El Departamento de Estado no reveló qué datos contienen los archivos generalmente, más allá de los "datos personales básicos": "Nombre, fecha de nacimiento, dirección, información de contacto, información de los padres, datos biográficos básicos".

Sí aceptó sin embargo que los archivos pueden ser diferentes, dependiendo de la persona y las circunstancias.

El Departamento de Estado admitió haber recibido "varias peticiones" del Congreso de información al respecto. Por lo que se hizo público, ya anunciaron que se ocuparán del asunto el comité de Asuntos Exteriores y el de Vigilancia y Reforma del gobierno.

McCormack explicó que los incidentes en cuestión fueron detectados de inmediato gracias a un sistema de alerta que tienen los archivos personales de todas las personalidades estadounidenses.

Los responsables fueron reprendidos de inmediato, pero la información no llegó a las altas instancias del Departamento hasta que el jueves un periodista consultó. (DPA)


Comentarios


Una sombra se cierne sobre la campaña