Unidad circunstancial con miras al balotaje



escenario

arnaldo paganetti

arnaldopaganetti@rionegro.com.ar

“¡De cualquier manera, no!”, advirtió ayer Mauricio Macri. Los graves episodios e irregularidades en las elecciones de Tucumán tuvieron ayer el milagroso efecto político de juntarlo con otros dos candidatos presidenciales de la oposición. Uno, Sergio Massa, tercero en discordia, quien exigió una respuesta de la presidenta Cristina Fernández, pues –ninguneó– el oficialista Daniel Scioli “es alguien que no manda”. Y Margarita Stolbizer, de una franja progresista minoritaria (con porotos valiosos en un eventual balotaje), quien aclaró que la unidad forzada por las circunstancias no los hacía renunciar a la competencia electoral del 25 de octubre.

No le gustó a Macri la osadía de Massa, quien le reprochó esquivar la pregunta sobre lo que haría en caso de tener que ir a una nueva pulseada el 15 de noviembre.

“Si me toca estar en la segunda vuelta, aspiro que Margarita y Mauricio me acompañen”, lanzó.

Tras un incómodo movimiento y la insinuación de dejar esa charla para más adelante, Macri retrucó: “El que aspira, concede”.

Más que poner el foco en la reversión del resultado electoral que consagraría a Juan Manzur, del FpV, por sobre José Cano, los tres acordaron lograr transparencia de ahora en más, sobre todo en la primera vuelta, previa parada en la provincia de Chaco, en septiembre.

Macri fue medido. Massa, intrépido. El jefe de gobierno porteño dijo que dependerá de la voluntad del gobierno K recoger el guante y modificar de inmediato el “actual sistema electoral tramposo”, pero que si eso no sucede su compromiso es mejorarlo para que se aplique el voto electrónico a partir de 2017.

Massa repudió al gobernador José Alperovich y a “señores feudales, predemocráticos”. Mencionó al peronista Gildo Insfran, de Formosa, y al radical Gerardo Zamora, de Santiago del Estero. Llamó a acabar con administraciones que tienen “la única impronta de perpetuarse amparando la corrupción, extorsionando a los empleados públicos y utilizando a los sectores más vulnerables”.

Si, como trascendió, Marcos Peña, en nombre de Macri y Jorge Telerman, en representación de Scioli, se reunieron para evitar que se desmadre la puja entre ambos, no previeron el cariz áspero que tomó la contienda ni el tinte confrontador de Massa. La foto de ayer, con Cano en el centro, satisfizo las expectativas del influyente “círculo rojo”. Aunque primero habrá que esperar si no se produce un nocaut en la primera vuelta.


Comentarios


Unidad circunstancial con miras al balotaje