Vaca Muerta: el salto en la actividad no se reflejó en la hotelería

Pese a la reactivación del sector, los hoteles en Neuquén tienen bajos niveles de ocupación. La menor demanda se siente en el segmento de mayor nivel. Algunos alquilan habitaciones por mes.




El desarrollo de Vaca Muerta en los últimos años trajo aparejado un fuerte crecimiento de la oferta hotelera, tanto en la capital provincial como en el corazón de la formación que es Añelo. La llegada de la pandemia paralizó totalmente al sector, que no escapó a la crisis general que tuvo la industria hotelera. Pero a más de un año y medio del impacto del covid el sector petrolero experimenta un resurgir en el que se vienen batiendo muchos récords pero que poco impacto tienen en los servicios de hotelería que aún están muy lejos de los niveles de ocupación prepandémicos.

“Lamentablemente la ocupación ha mejorado pero para nada es comparable con los niveles que había en 2019 y principios de 2020”, aseguró a Energía On el presidente de la Cámara de Hoteleros y Gastronómicos de Neuquén, Gustavo Ammann.

El referente del sector explicó que “hasta el inicio de la pandemia teníamos un nivel de ocupación en Neuquén capital del 60% constante todo el año. Subía de martes a jueves y bajaba entre el viernes y el lunes porque era un movimiento muy ligado a lo comercial”.

Ese nivel de actividad está hoy lejos de haberse recuperado, en espacial en la capital neuquina. “En Neuquén capital mejoró un poco lo que es la ocupación en dos y tres estrellas pero no en cuatro estrellas que es el segmento que, al contrario, antes tenía la mayor demanda”, contó Ammann.

Precisamente ese tipo de hoteles fue el que más se construyó en los últimos años, apalancados por la demanda que generaban los trabajadores de jerarquía de las petroleras.

En Añelo los hoteles que siempre estuvieron repletos, todavía no recuperan el ritmo y varios optaron por alquilar habitaciones por mes. (Foto: Florencia Salto)

En Vaca Muerta se vienen batiendo récords pero no vemos el mismo movimiento en los hoteles. No se si es que son pozos que ya estaban hechos o qué, pero hay menos movimiento, en especial del nivel gerencial”, pormenorizó el titular de la asociación hotelera de la zona de la Confluencia.

En el corazón de Vaca Muerta, en Añelo, algunos hoteles optaron por improvisar y adaptarse a la nueva normalidad ofreciendo el alquiler de habitaciones por mes. “Estamos viendo que algunos están dando el servicio del cuarto por mes, pudiendo además acordar el régimen de comidas que el cliente prefiera”, indicó Ammann.

Y detalló que “esa es una modalidad que les está funcionando porque se garantizan esa ocupación por un mes, pero en Neuquén capital no tenemos esa posibilidad por la distancia a los yacimientos”.

Mientras el sector hotelero espera que el boom petrolero de la provincia finalmente tenga su correlato en los hospedajes, el titular de la agrupación explicó que para campear la extensa mala racha los complejos han reducido al mínimo sus planteles y gastos fijos, utilizando las herramientas dadas por el gobierno como los planes Repro, y claro está endeudándose.

“Se achica todo lo que se puede, se acomodaron un poco las tarifas, los Repro ayudan a acortar el costo salarial, pero después se sigue necesitando endeudarse a la espera de la reactivación que tampoco vimos mucho con el turismo en este invierno”, cerró Ammann.


Comentarios


Vaca Muerta: el salto en la actividad no se reflejó en la hotelería