VIH: los mayores de 30 años, el grupo que preocupa en Río Negro

El uso del preservativo bajó en todas las franjas etarias, pero la media de los casos notificados en la provincia corresponde a mujeres de 35 años y varones de 34. Esto plantea un nuevo desafío para el equipo de salud, que ayer presentó el informe anual.



Hay una tendencia mundial, “pareja para todos, que es la caída del uso del preservativo”, sostienen los especialistas.

Hay una tendencia mundial, “pareja para todos, que es la caída del uso del preservativo”, sostienen los especialistas.

“Uno tiene la fantasía de que se enferman los adolescentes; sin embargo, la media para las mujeres es de 35 años y para los hombres, de 34. Se trata de personas adultas. Lo que nos deja esa conclusión, como sistema de salud, es que hay que rediseñar el mensaje. Nosotros tenemos un mensaje enfocado en los más jóvenes, pero tenemos que mirar también a los adultos”, dice la bioquímica María Celeste Gómez.

Gómez es jefa del departamento de Enfermedades Transmisibles de Río Negro, y ayer presentó el Boletín Epidemiológico VIH -Sida de Río Negro 2019, en el marco del Día Mundial del VIH y Sida, que se conmemora mañana.

El informe demuestra dos fenómenos: uno es que la tasa de diagnóstico aumentó y otro es que la tasa de mortalidad se mantiene constante. “Eso es positivo; refleja la mayor captación de personas que se diagnostican, se tratan y cronifican su enfermedad sin llegar a morir”.

Pero, señala la especialista, “tenemos que atender a un grupo adulto al que el mensaje no le está llegando”.

“En Río Negro tenemos personas con VIH de 74 años. Y una persona de 74 años tiene relaciones sexuales como años atrás, cuando el uso del preservativo no estaba extendido. Entonces, hay que poder reinventar el mensaje para que también lo escuche una persona adulta. Es un mensaje completamente distinto: una persona de 34 ya fraguó en sus modos, ni hablar de una de 74”, explica. “A los jóvenes, uno sabe adónde los encuentra. Pero dónde encontrás a los de 34 y 35?”, se pregunta.

En el caso de la población de esa franja, especifica Gómez, hay una diferencia entre mujeres y varones.

Las mujeres, en líneas generales, “se hacen mamografías, pap, tienen contacto con el sistema de salud. En cambio al hombre es muy difícil captarlo. No suele hacerse controles anuales. Entonces, tenemos que buscar a esos hombres y mujeres de 34/35 años para que les llegue el mensaje de que ellos son las personas que se están infectando en este momento”, especifica Gómez.

Es evidente -dice el informe- que se están jugando pautas aprendidas del ejercicio de la sexualidad sin la adherencia al preservativo, al que erróneamente se lo toma exclusivamente con fines anticonceptivos, en una población en que el control de la natalidad no es la principal preocupación.

De todos modos, los jóvenes siguen siendo una preocupación. Gómez destaca que “los jóvenes están empoderados en muchas cosas, en particular las jóvenes; entonces han tomado la anticoncepción como bandera. Saben sobre protección, sobre interrupción voluntaria del embarazo y el cuidado del VIH está presente entre sus preocupaciones. Aún así, los jóvenes se siguen infectando. Hay una tendencia mundial, pareja para todos, que es la caída del uso del preservativo. Los que más lo usan son los jóvenes, pero es evidente que ha caído el uso. Y esto se sabe porque han crecido las enfermedades de transmisión sexual. En ese rango, la sífilis se lleva las palmas”, explica Gómez.

.

La zona con más casos


De acuerdo al Boletín Epidemiológico, “la zona sanitaria que mayor número de casos reporta sigue siendo el Alto Valle Este, con cabecera en General Roca, que recibe la carga que corresponde la cuarta parte de las notificaciones registradas en toda la provincia (24.1%).

El informe también señala que durante 2019 se registran pacientes que residen en provincias limítrofes (Neuquén y Carmen de Patagones), pero demandan atención en Río Negro “situación vinculada a la naturaleza dinámica de nuestras poblaciones, fenómeno especialmente evidente en el Alto valle, comarca Andina y Zona Atlántica”.

.

Falta de reactivos


Según los datos del equipo de VIH-Sida, “en este momento hay en Río Negro 690 personas activas, esto quiere decir que está recibiendo la medicación”.

“Nosotros no tenemos problemas con los medicamentos. Pero sí con los reactivos y los preservativos. La Secretaria de Salud de la Nación ha tenido muchos inconvenientes de tipo presupuestario y no han enviado tantos reactivos como el año pasado. Y tampoco preservativos”, se queja Gómez. Pero aclara que “los hospitales son los que han salido a comprar reactivos para seguir dándole esa prestación a los usuarios”.

La falta de preservativos y la baja en el uso es evidente, dicen los equipos de salud porque hay más enfermedades de transmisión sexual, como la sífilis, que en Río Negro como en todo el país, ha subido de forma notable.

“Registra una tasa de 126 casos por cada 100 mil habitantes en la población entre 15 y 24 años, cuando lo esperable sería que fuera de 10 cada 100 mil habitantes”, indicó Claudia Rodríguez, responsable de la Dirección de Sida, ETS, Hepatitis y TBC de Nación.

Desde el Equipo interdisciplinario “El Galpón” de la Unidad de SIDA-ETS del hospital Zatti de Viedma, resaltaron la incorporación del Test Rápido para VIH. Mañana, por ejemplo, habrá pruebas de esa característica en el barrio Lavalle, mientras que el equipo de salud del balneario El Cóndor hará lo propio en la rotonda de la avenida costanera.

Los test rápidos han favorecido la detección temprana de la enfermedad, resalta Gómez. “La gente no tiene problemas en ir a hacerse los test rápidos. Se hacen en la calle, en fiestas populares, en clubes. Sirve, pero es eventual. Lo importante -sostiene Gómez- es capacitar para que los hospitales lo hagan en centros de atención primaria. “Empezamos una actividad como prueba piloto en un Centro de Atención Primaria de Viedma y otro de Regina para testeos rápidos de HIV y sífilis para hacer captación temprana de casos. Una vez que tengamos eso bien pulido y que tengamos los insumos que Nación prometió, queremos replicar el modelo en las demás ciudades. Y así, cada ciudad podrá determinar qué Centro de atención es el lugar más oportuno para implementar esos testeos de forma permanente”.

Pero Gómez insiste en que el trabajo es a largo plazo. “Es importante que esto sea un mensaje permanente todo el año. Esta es una fecha que conmemoramos y celebramos porque es un trabajo compartido y porque cada vez nuestros pacientes mueren menos, porque hay controles más eficaces, y con menos efectos colaterales. Pero lo importante es mantener una presencia permanente. No está bueno acordarse solo en esta fecha”.

.

VIH en Río Negro, en números

0-74 años
es el rango de edades notificadas en la provincia de Río Negro, según los datos del Boletín 2019.
690
personas reciben tratamiento en Río Negro. Según el equipo de Salud, no hubo problemas con los medicamentos.

El 98% de los 5.800 nuevos casos por año de personas infectadas con VIH en Argentina fue por mantener relaciones sexuales sin protección.

.

Neuquén: pocos números pero con campaña articulada


El testeo rápido es una herramientas que se resalta tanto en el informe de Neuquén como en el de Río Negro.

Por el Día Mundial del VIH y el sida el gobierno de Neuquén precisó que durante todo el 2019 se trabajó en un plan articulado con diferentes áreas y sostenido en el tiempo. Los dos ejes de la campaña “Yo me cuido, yo te cuido” fueron la prevención y la detección temprana del virus.

Para ello, la ministra de Salud, Andrea Peve, señaló que se trabajó en el fomento del uso del preservativo y el aumento del testeo. “El 98 % de las infecciones de VIH está relacionada con el no uso del preservativo y el análisis lo que hace es detectar la infección a tiempo”, enfatizó. Añadió que así se logra “mejorar la calidad de vida de las personas que contrajeron el virus.

La ministra indicó que el testeo para la detección temprana aumentó más del 20% en todos los laboratorios, durante este año, mientras que las notificaciones de nuevos casos se mantuvieron estables en el mismo período. Agregó que se realizó un seguimiento de los casos de VIH en el hospital Castro Rendón: el 90% se mantuvo en tratamiento y en el 88% de los casos “la carga viral es casi indetectable”.

Peve resaltó el trabajo de los profesionales del nosocomio provincial y subrayó la difusión del testeo de VIH en todos los centros de salud. Además, informó que se trabajó en conjunto con el Instituto de Seguridad Social de Neuquén, que “habilitó a sus afiliados a que pudieran hacer el análisis sin orden y sin pagar coseguro”.

Por otro lado, la ministra recordó el lema de la campaña a nivel mundial, “las comunidades marcan la diferencia”. Enfatizó que son las organizaciones las que “ayudan a aumentar el conocimiento de las personas para intentar disminuir las infecciones por VIH”. Agregó que desde el gobierno debe existir “el compromiso de trabajar en conjunto con las comunidades LGBT+ para poder reforzar esas acciones”.

Dentro de la campaña realizada durante todo el año, el ministerio de Educación tuvo una participación activa. “La escuela es el espacio público más habitable para poder trabajar estas temáticas”, subrayó la ministra Cristina Storioni y destacó la aplicación de la ley de Educación Sexual Integral (ESI) para “fortalecer los derechos de las y los estudiantes”. Señaló que ya se capacito al 40% de los docentes en la materia.

Además, precisó que se conformaron 44 consejerías para adolescentes, apuntadas a la prevención de las enfermedades de transmisión sexual. “El propósito es duplicarlas para el año que viene”, adelantó.

Por último, el gobernador Omar Gutiérrez reclamó números precisos al director del Hospital Provincial, Adrian Lammel: “Los números son un insumo para concretar resultados”. Entre lo bajo, estimó que sólo el 75% de los casos están diagnosticados.

Remarcó que estas políticas de salud pública deben llegar a todos lados y que hay que utilizar cada evento, entre ellos los deportivos, para visibilizar la prevención y detección del VIH: “Está en juego la vida”.


Comentarios


VIH: los mayores de 30 años, el grupo que preocupa en Río Negro