Vivir en plena libertad

La coincidencia de gusto y opinión entre la arquitecta y el dueño de casa se refleja en una vivienda fresca, contemporánea y confortable.

1
#

2
#

3
#

4
#

5
#

6
#

7
#

8
#

9
#

10
#

11
#

12
#

13
#

14
#

15
#

16
#

17
#

18
#

En un barrio privado en cercanías de Roca se levanta esta casa de 180 m2 cubiertos y 130 semicubiertos, ideada especialmente para un joven profesional, soltero, que disfruta de reunirse con amigos y familia.

Las premisas eran claras. El propietario quería mucha luz y además se debía definir bien el área pública de las privadas. Pero a la vez el proyecto debía dar la mayor importancia a la piscina y el verde jardín que tenía que convertirse en una extensión de la vivienda.

Fue así que la arquitecta reginense Anne Müller de Grisanti pensó en un cubo con una doble altura que alberga el estar, conectado por una barra con una importante cocina, y con ventanas rectangulares en la parte superior que dejan pasar la luz natural aunque no los rayos del sol de forma directa. “Esencialmente, la casa está formada por un volumen central de techo de losa y ambientes secundarios de techo de chapa que se van “metiendo” en él”, grafica la arquitecta.

Desde la puerta de entrada impacta la pileta que se observa tras la pared de vidrio del frente en la que se colocó una puerta de doble hoja creada especialmente por la carpintería de la constructora para esta vivienda. Así, la pileta se convierte en el alma de la casa. Con generosas dimensiones de 8 x 4 m2 se agrega a ella una playa ideal para tomar sol con los pies en el agua.

Aunque en un primer momento el propietario no pensó en agregar un espacio para el comedor, la arquitecta planificó un segundo estar , más íntimo, que puede convertirse en comedor principal si hubiera necesidad.

El estar alberga también dos grandes peceras, una de las pasiones del propietario, y un hogar que apagado apenas se percibe pero encendido agrega el movimiento cálido del fuego. A ambos lados de él, dos módulos de estantes albergan los equipos de audio y video.

La amplia cocina está revestida con cerámico y mármol en un mismo tono para no agregar un elemento nuevo a la vista que pudiera competir con la importancia de la piscina. Para la carpintería de este ambiente se eligió nuevamente un tono plata.

Un gran ventanal conecta la cocina con el quincho con la idea de poder utilizarla cuando se realicen reuniones afuera sin tener que instalar una nueva cocina completa.

El quincho cubierto pero abierto a la piscina y al jardín sigue las líneas depuradas de la vivienda, y los tonos plata y grises que marcan el estilo moderno de toda la construcción se amoldan a la ambientación tanto para reuniones de día como de noche. Para proteger la intimidad del propietario, el quincho tiene acceso independiente desde la calle.

Siguiendo el recorrido por la vivienda, un amplio pasillo conecta el estar-cocina con las áreas íntimas.

Como indicando el ingreso a un sector más íntimo, un marco ancho y vidriado se coloca al ingreso a ese pasillo –que contiene al escritorio y una primer habitación de huéspedes en suite, ideal para recibir a los amigos de afuera– y al ingreso a la habitación principal.

La habitación del propietario también privilegia el espacio exterior con un impactante paño de vidrio y salida directa al deck. Como en toda la vivienda las aberturas son de aluminio con excepción de las puertas que se hicieron a medida en roble.

Para el baño privado se eligió una gran mesada de un cálido mármol de carrara aunque modernizado con un juego de grandes espejos y una grifería de líneas finas y simples. Un hidromasajes y una ducha apenas separada por una puerta de vidrio esmerilado completan el confortable ambiente.

El piso flotante de un tono claro, elección del propietario, se escogió para todos los ambientes por su calidez y sólo se lo interrumpió en la cocina y los baños.

La cuidada iluminación también da su aporte para lograr claridad en todas las habitaciones. Las luminarias modernas, en cromo y vidrio, se acompañan en cada uno de los espacios por spots en el techo. En el estar, cuando cae el sol, seis grandes haces de luz direccionan las miradas hacia puntos específicos como cuadros, plantas y peceras.

Como indicando el ingreso a un sector más íntimo, un marco ancho y vidriado se coloca al ingreso a ese pasillo –que contiene al escritorio y una primer habitación de huéspedes en suite, ideal para recibir a los amigos de afuera– y al ingreso a la habitación principal.

La habitación del propietario también privilegia el espacio exterior con un impactante paño de vidrio y salida directa al deck. Como en toda la vivienda las aberturas son de aluminio con excepción de las puertas que se hicieron a medida en roble.

Para el baño privado se eligió una gran mesada de un cálido mármol de carrara aunque modernizado con un juego de grandes espejos y una grifería de líneas finas y simples. Un hidromasajes y una ducha apenas separada por una puerta de vidrio esmerilado completan el confortable ambiente.

El piso flotante de un tono claro, elección del propietario, se escogió para todos los ambientes por su calidez y sólo se lo interrumpió en la cocina y los baños.

La cuidada iluminación también da su aporte para lograr claridad en todas las habitaciones. Las luminarias modernas, en cromo y vidrio, se acompañan en cada uno de los espacios por spots en el techo. En el estar, cuando cae el sol, seis grandes haces de luz direccionan las miradas hacia puntos específicos como cuadros, plantas y peceras.

fotos hebe rajneri


Comentarios


Vivir en plena libertad