Vrule construye su destino con ladrillos y acordes

La banda cipoleña lo da todo. Se tomó un tiempo para construir con esfuerzo su propio estudio de grabación, mientras trabajaba en su segundo disco y le daba vida a un ciclo musical en Cipolletti.



1
#

Inseparables. Los integrantes del grupo comparten la música, sus proyectos y sueños.

2
#

3
#

4
#

Vrule construye su destino con ladrillos y acordes

La banda cipoleña lo da todo. Se tomó un tiempo para construir con esfuerzo su propio estudio de grabación, mientras trabajaba en su segundo disco y le daba vida a un ciclo musical en Cipolletti.

Más que un grupo de música, los Vrule parecen una pequeña familia. Vacacionan juntos, se encuentran para las fiestas, pasan los cumpleaños juntos y hasta hacen retiros en la Cordillera.

Desde que empezaron a armar su estudio de grabación “Vrulerias” ese vínculo se volvió aún más fuerte. Inclusive en sus “Domingos Vruleros”, que en 2018 fue furor en La Casa de la Bodega se los ve a los tres charlando con la gente, y arriba del escenario muestran cómo se divierten haciendo lo que saben hacer.

Ya empezaron a volverse conocidos para el público valletano, pero su propuesta no se agota en ser una banda de rock.

Este trío, que no hace mucho supo ser cuarteto, está integrado por Nacho González en guitarra, Iván Vitulich en bajo y Sacha Arrupe en batería, mientras que Simón Vitulich ejecutó durante un tiempo la segunda guitarra, es ahora productor y sonidista del conjunto.

El mes que viene presentarán su segundo trabajo discográfico, luego del exitoso “Pan de ayer”, que lanzaron en 2016. Bajo el nombre “V-Rules”, que en español sería algo parecido a Vrule manda, el material verá la luz en febrero.

“El disco está en la etapa de mezcla, ya está todo grabado pero lo estamos produciendo y puliendo”, contó Nacho desde “Vrulerias”, entre frutales y tranqueras.

Estos pibes tienen en claro que su meta es vivir del arte, pero señalaron que además de tocar, les gusta la noche, el entretenimiento, el sonido y vaya uno a saber cuantas cosas más. Por eso están terminando de acondicionar el estudio que ya trabajan comercialmente.

También por eso mismo no paran de apostar fichas a su “Fogón Vrulero”, que cada domingo ofrece un evento en La Casa de la Bodega, adonde su amigo Pepe Milesi construyó un auditorio con el nombre de la banda.

“Vrulerias”

En un principio el estudio de grabación surgió como una necesidad, y poco a poco se fue volviendo una opción más.

“Habíamos grabado nuestro primer disco en el estudio de Jorge Enei, pero luego de que falleciera empezamos a averiguar en Buenos Aires y el costo era importante”, relata Nacho.

“Simón propuso que hagamos el estudio entre nosotros, era mucho más barato y permanente, y así empezamos en 2017”, agregó Iván.

Nació así la herramienta para conseguir sacar a la luz su segunda placa, pero sin advertirlo, estaban armando el primer estudio de grabación de la ciudad creado para tal fin.

No es lo mismo reciclar una casa y convertirla en una sala, que diseñar un espacio basado en cálculos y libros de acústica. Respetando las medidas óptimas, el techo inclinado, y la aislación correspondiente, estos cuatro músicos se instruyeron en internet y bajo el lema de “hágalo usted mismo”, le dieron rienda suelta al albañil e ingeniero que habita en todos. “El lugar estaba alquilado, lleno de cosas y chatarra. Lo dividimos y en junio de 2017 empezamos a limpiar”, recuerda Nacho.

“Empezamos con un albañil, pero decidimos seguir nosotros solos porque era difícil que entienda este tipo de construcción, que es diferente a una casa”, señaló Sacha.

Esta iniciativa los alejó durante un año de los escenarios y los mantuvo prendidos a You Tube mirando tutoriales e instructivos. Horas y horas hablando con personal de corralones y ferreterías, consiguiendo materiales y aprendiendo eso que es un oficio y que no es nada fácil.

Pese a que aún siguen acondicionando el lugar, las dos salas están terminadas y la calidad del sonido es remarcable. Por allí pasó el grupo de jazz fusión Elefanticomio, que grabó un material para participar del programa Primer Disco, y un coro de La Pampa que produjo el cipoleño Claudio Herrera. Por estos días está siendo explotado al máximo para terminar “V-Rules”.

El hombre orquesta que maneja el espacio es Simón Vitulich, que tiene amplia trayectoria como sonidista. Trabajó para bandas como Científicos del Palo y La Mancha de Rolando.

“Está todo en manos de él, y cuenta también con nuestra asistencia. Él es el que realmente sabe dónde va cada cable, el escucha y silencia todos los canales y encuentra dónde está lo que no suena como espera”, explicó Nacho. “Además es como el DT de la banda”, bromeó Iván.

Gentileza Tyncho Menard

Gentileza Tyncho Menard

Gentileza Tyncho Menard

cree Benito Cerati, quien acaba de editar su disco “Unisex”.

El rock lleva 50 años hablando de lo mismo. El trap tiene mucha más actitud que el rock porque habla de lo que está pasando y de los que nos pasa, al igual que el hip-hop más político”,

“V-Rules” es el título de la segunda producción discográfica del grupo.

Ya está casi listo y saldría a la venta el mes próximo.

“Vrulerias” se llama el estudio de grabación que construyeron. Es el primero creado especialmente para tal fin en Cipolletti.

Datos

“V-Rules” es el título de la segunda producción discográfica del grupo.
Ya está casi listo y saldría a la venta el mes próximo.
“Vrulerias” se llama el estudio de grabación que construyeron. Es el primero creado especialmente para tal fin en Cipolletti.

Temas

Música

Comentarios


Vrule construye su destino con ladrillos y acordes