Weretilneck reunirá a Juntos y fijará su impronta militante

El senador alentará un partido activo y “controlador”. Acordarán las pautas de renovación de las mesas locales, que será en julio o agosto. Los intendentes se juntarán el día previo.





En noviembre, Weretilneck anticipaba el nuevo rol del partido. Ya no se trata de militar “60 días antes de cada elección”, decía. Foto: Marcelo Ochoa

La reactivación política de Juntos tiene sus fechas. La mesa partidaria, encabezada por Alberto Weretilneck, se reunirá el sábado 14 de marzo. Se concentrará en la renovación de las conducciones locales y la expansión de su militancia.

El cronograma del proceso interno es un objetivo, estimando las definiciones de las mesas locales para julio o agosto. Además, Weretilneck planteará una premisa política: la exclusión para esos cargos partidarios de las autoridades municipales o legisladores. El propósito, en concreto, es la renovación y promover nuevos dirigentes, según explicó el ex gobernador a los suyos.

El día anterior, el viernes 13 en Allen, los intendentes de Juntos se reunirán en la búsqueda de un espacio de análisis de sus problemáticas. Posiblemente, los 18 jefes municipales establezcan su organización y una conducción, que podría liderar el barilochense Gustavo Gennuso.

El sábado 14, seguramente en Regina, se juntará la Mesa Partidaria, cuyo encuentro fue planteado ya el año pasado por Weretilneck como el relanzamiento de Juntos Somos Río Negro, después de un impuesto impasse por los recambios gubernamentales.

Hace una semana atrás, el hoy senador recordó el quinto aniversario de la creación de JSRN, constituido en el 2015 en la estructura partidaria para la elección provincial de ese año y su triunfo ante el justicialista Miguel Pichetto. En el 2019, el oficialismo retuvo la administración rionegrina, con Arabela Carreras, y además amplió su poder institucional y territorial, con 28 legisladores, 18 intendentes, 56 vocales por las 28 comisiones de fomento ganadas, 66 concejales y 33 revisores de cuentas.

Tal robustecimiento explica este anunciado lanzamiento partidario, pero existe otra motivación: el reposicionamiento de Weretilneck, como creador y líder de la fuerza.

Apartado del cotidiano accionar gubernamental, el ex mandatario potenciará al partido en su pretensión de articular y coordinar aquel poderío institucional. Propone, para eso, su impronta y su dinamismo.

En Viedma, el 21 de noviembre, el hoy senador programó y se reservó otra función para el partido, fijándole un activo “acompañamiento” con el gobierno, sin “participación en el Estado”. Pulió luego esa misión.

En recientes declaraciones, Weretilneck habló de un rol “contralor” aunque “en un principio, la prioridad será la defensa” de las administraciones, y activar la actuación “en todos los sectores, más allá de las campañas electorales”.

Ya no se trata de militar “60 días antes de cada elección”, anticipaba en la reunión de noviembre con sus dirigentes. Planea entonces que los cuadros asuman una fuerte participación en “las juntas, clubes, asociaciones, cooperativas y gremios”. Arengaba a “estar cerca, escuchar y anticipar”. Pedía “no perder esa cercanía, estar en las buenas y bancarnos las malas”.

En dos semanas, el ex gobernador repetirá y direccionará esos lineamientos con sus principales dirigentes.


Comentarios


Weretilneck reunirá a Juntos y fijará su impronta militante