¿Y ahora qué?



En el suplemento “Debates” del Río Negro del sábado 16 del corriente (página 4), el doctor de Ecología Juan Gowda, investigador del Conicet y de la UNCo, nos desafía al sacudir (por fin) el sometimiento al miedo a lo imprevisible que nos aqueja, subproducto de la cuarentena y de la anomia política.

Intrépido, este científico nos recuerda que la era coronavirus no tiene fecha de cierre. ¿Y ahora qué?

Entonces, propone una iniciativa capaz de despatarrar el sentido común, el estilo “uno mismo”, la ideología dominante y hasta la preeminencia de la que gozan las diversas formas de avidez capitalista.

No es mi propósito analizar la propuesta en sí, sino decir que me enamora la idea de que se disponga lo necesario -política de Estado mediante- para que las familias condenadas a vivir en asentamientos precarizados al paroxismo por esta peste globalizada, y que son grupo de riesgo por antonomasia, puedan pasar una semana en Puerto Madryn, por ejemplo, gozando de la danza acrobática de los delfines.

Como lo hemos hecho nosotros alguna vez.

Ellos ahora, con la compañía de guías de turismo atípicos por su formación y por su vocación.

Y, viene aquí lo más interesante, plantea que programas de esta orientación pueden ser más idóneos para reactivar la economía -el turismo en este caso- que el otorgamiento a las empresas de préstamos bancarios.

O sea, que ahora sería el momento de descubrir intrépidamente caminos creativos y diferentes de los que nos han llevado a la mórbida encerrona, de la que la pandemia y nuestro modo de reaccionar ante ella son simplemente síntomas.

Noemi Labrune

DNI 2.801.120


Neuquén


Comentarios


¿Y ahora qué?