YPF y Halliburton víctimas de robo millonario por un playero que robaba cargas

El dueño de la estación fue el que denunció la maniobra. El hombre quedó detenido y en su casa encontraron cocaína de máxima pureza por $700.000.

El playero realizaba cargas falsas que cobraba a las petroleras y después vendía más barata a determinados conductores. (Archivo).-

El playero realizaba cargas falsas que cobraba a las petroleras y después vendía más barata a determinados conductores. (Archivo).-

A razón de unos $150.000 por semana, durante meses, un playero implementó una maniobra con la que logró implementar un robo millonario a YPF y Halliburton. Además, hoy la Policía allanó su casa y encontró 116 gramos de cocaína de alta pureza, que tiene un valor de $700.000.

El jefe del Departamento de Delitos Económicos, Mauricio Pamich, informó que, el 11 de diciembre pasado, el dueño de la estación de servicio fue quien denunció lo que ocurría. Si bien su comercio no había sido afectado de forma directa, despidió al playero y advirtió a la Policía lo que pasaba.

La ubicación de la estación es una de las claves, porque está en el Parque Industrial de Neuquén, donde más circulación de vehículos petroleros se registra.

La investigación policial permitió determinar que el playero tenía dos obleas tipo tarjetas del sistema Ticket Car. Las mismas son usadas por los choferes de las empresas que contratan el servicio, con un código, para cargar combustibles, lo que se mide por litros y no por precio.

Cada conductor tiene un cupo de litros y las cargas quedan registradas en el sistema, para la posterior auditoria. En el caso de las empresas del rubro petrolero, el atraso en estos controles favoreció el accionar del hombre.

Con las obleas, el playero realizaba cargas falsas en el sistema que después vendía a conductores con los que tenía un acuerdo previo. Por ejemplo, el hombre registraba una carga de 150 litros y los vendía en efectivo por el valor de 100.

El exempleado aplicaba esta maniobra una o dos veces por semana, con lo que lograba hacerse de unos $150.000. Luego de la denuncia, la Policía controló los movimientos del hombre y revisó las cámaras de seguridad, con lo que descubrió el uso de las obleas.

estas eran las tarjetas con las que el playero realizaba las cargas.

Con esta información, sugirió que se realice un allanamiento, lo que fue solicitado por el fiscal Diego Azcárate. Como la casa donde se realizaría el operativo tiene una fachada tipo búnker, o sea con paredones que no permiten ver adentro, se le pidió colaboración al Departamento Especial de Servicios Policiales (DESPO) para ingresar de forma sorpresiva.

Dentro de la vivienda del barrio Barda Soleada, estaban el hombre de 27 años, su esposa e hijos. Durante el allanamiento fueron secuestradas las obleas, dos celulares, cuatro televisores smart de 50", un microondas y una notebook. Estos elementos estaban nuevos por lo que se cree que eran una forma de capitalizarse.

También se requisaron 36 municiones de fogueo, documentación manuscrita y ropa de trabajo nueva de la estación de servicio. Además, los uniformados retuvieron un auto Toyota Etios y una camioneta Dodge comprada recientemente.

Pero lo que más sorprendió a los efectivos fue que en una alacena hallaron una balanza de precisión con una bolsa de cocaína. El personal de Antinarcóticos comprobó que eran 116 gramos de alta pureza, lo que inicia una causa Federal.

El valor del gramo de cocaína se calcula en unos $6.000, por lo que se trataría de una cantidad equivalente a $700.000 o más, si se la "corta", bajando su calidad.

El hombre quedó detenido por averiguación de antecedentes, por lo que esta tarde podría recuperar su libertad. En cambio, podría seguir detenido por la causa federal. Ahora la investigación intenta determinar cómo llegaron las obleas a mano del playero.

Estiman que la cocaína estaba destinada a la venta y no al consumo personal.

SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


YPF y Halliburton víctimas de robo millonario por un playero que robaba cargas