No hay misterio: así funcionan los alcoholímetros

La policía asegura que son “infalibles”. Para sacarnos la duda lo probamos por vos.

28 dic 2017 - 09:59
Comparte esta noticia

De todos los alcoholes que existen, el etílico es el único apto para consumo humano. Se trata de un compuesto volátil, que emana gases, y luego de ser ingerido se desparrama por el cuerpo a través del hígado, de ahí llega a la sangre y luego a los alvéolos, por ese motivo está presente en el aliento.

“En realidad los dispositivos se llaman etilómetros, porque miden únicamente el alcohol etílico, son dispositivos alemanes de alta tecnología. Trabajan químicamente midiendo la cantidad de alcohol que hay en los pulmones”, aclaró el comisario Daniel Asselborn, jefe operativo de la división Tránsito. Detalló cómo es el funcionamiento de los dispositivos que se utilizan en Neuquén y cómo se detecta a los conductores ebrios.

Para realizar el procedimiento, la persona que se somete al test tiene que soplar entre 8 y 10 segundos por la boquilla de plástico que previamente le entregan los inspectores, y que tiene que estar en un envoltorio sellado para garantizar que no esté adulterado, luego se descarta. El soplido tiene que ser continuo y al finalizar el dispositivo emite unos sonidos, finalmente la pantalla del aparato arroja los resultados y con una impresora portátil se emite un ticket que deja constancia del procedimiento.

Te puede interesar: No hay trampa que engañe al alcoholímetro

“Mucha gente cuestiona que el etilómetro no mide la cantidad de alcohol en sangre, porque en el test no se extrae sangre. Hay que aclarar que cuando la gente consume alcohol, este llega al torrente sanguíneo y se desparrama por todo el cuerpo, incluido los pulmones. Cuando pasa por los pulmones, una cantidad igual -de alcohol- a la que está en la sangre se aloja en los alveolos y es emanada a través de la respiración”, detalló.

El comisario detalló que la efectividad del test se debe a que el 97% del alcohol que ingresa en el cuerpo se procesa y elimina a través del hígado, que lo metaboliza y distribuye en forma de enzimas por el torrente sanguíneo. El 3% restante el cuerpo lo desecha mediante la orina, la transpiración y el aliento.

Te puede interesar: Neuquén: comienza el plan “alcohol cero”

Una vez dentro del organismo el alcohol se comienza a metabolizar recién una hora después de dejar de consumirlo y se procesa a razón de 0,14 miligramos por hora. Es decir que si a un conductor la prueba con el alcoholímetro le da 0,64, deberá esperar al menos una hora para que se reduzca a 0,5.

Asselborn informó que los alcoholímetros deben ser calibrados cada seis meses por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), el único organismo autorizado para realizar esta tarea.

Neuquén