A diez días de su lanzamiento, qué pasa hoy con el satélite SAOCOM 1b

Se trata del satélite que fue desarrollado y fabricado por la Comisión Nacional de Actividades Espaciales, con la empresa Invap de Bariloche como contratista. Hoy a las 18 horas habrá un coloquio público del Instituto Balseiro.





1- El satélite argentino de observación de la tierra SAOCOM 1B, de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), fue lanzado el 30 de agosto desde las instalaciones de la empresa SpaceX, en Cabo Cañaveral, Estados Unidos, a bordo del lanzador Falcon 9.

1- El satélite argentino de observación de la tierra SAOCOM 1B, de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), fue lanzado el 30 de agosto desde las instalaciones de la empresa SpaceX, en Cabo Cañaveral, Estados Unidos, a bordo del lanzador Falcon 9.

El último de los satélites argentinos lanzados al espacio, el Saocom 1B, ya gira alrededor de la Tierra con todos sus instrumentos desplegados, aunque en una órbita diferente de la constelación a la que se integrará dentro de poco más de dos meses. Este viaje preliminar le permite a la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) encarar los trabajos de calibración previa, tanto del software como del hardware.

“El satélite está en modo operativo y apuntando hacia la Tierra”, explicó desde Córdoba Lucas Bruno, jefe de Operaciones de la Misión Saocom por la Conae. “Estamos avanzando en la calibración del sensor y de la plataforma”, añadió.

Hoy viernes 11 de septiembre a las 18 hs se hará un coloquio del Instituto Balseiro a través de su canal de YouTube. El expositor será el ingeniero nuclear Gabriel Achtig, jefe del proyecto del SAOCOM1B en Invap.

El gemelo de ese satélite, el Saocom 1A, que había sido lanzado al espacio en 2018, da vueltas alrededor de nuestro planeta en una órbita que simula los meridianos como si cortara la Tierra en gajos de naranja. Cuando el 1B alcance la misma altura (620 kilómetros) se posicionará en las antípodas, con una diferencia de 180 grados.

Ambos satélites toman imágenes con un sistema de microondas que puede prescindir de la claridad y hasta atravesar un par de metros la superficie del planeta. Para captar esas “fotos” el sensor trabaja en tres modos diferentes, pero esencialmente lanza una señal que rebota y regresa. Lo hace a la velocidad de la luz, así que cada pulso tarda milisegundos en regresar al satélite. Gracias a esa tecnología -que es casi única en el mundo- los satélites Saocom pueden observar el planeta y medir con gran exactitud la humedad de los suelos. Son una herramienta clave en la gestión de cultivos y en la prevención de desastres asociados a las inundaciones y períodos de sequía.

Un grupo de especialistas de CONAE e Invap estuvieron dos meses en los Estados Unidos para los preparativos del lanzamiento. El satélite es el resultado de más de 10 años de trabajo, con el aporte de más de mil profesionales y 80 instituciones y empresas del sistema científico tecnológico.


“Hoy el satélite está entre 15 y 20 kilómetros por debajo de su órbita final”, apuntó Bruno. En los próximos dos meses y medio se irán realizando los trabajos de

calibración del sensor del radar (una enorme antena que logró desplegarse con éxito en el espacio). La tarea es ardua porque el aparato visita el mismo sitio cada 16 días, de modo que se va adquiriendo información que recién dos semanas después podrá ser revalidada.

Además, ya se probó la propulsión de la plataforma (el satélite en sí mismo), que se realiza con combustible líquido capaz que combustionar sin oxígeno, que es lo que no hay a esa altura del universo. Se deben realizar entre 15 y 20 maniobras antes de que el Saocom 1B esté en su lugar del espacio. Cuando ese momento llegue, los técnicos de la Conae encararán el ajuste final, en el que trabajan con el constructor principal de la misión, la empresa estatal rionegrina Invap..

Se estima que en febrero o marzo estarán los dos satélites alineados y prestando servicios. En la misma constelación viajan cuatro satélites italianos (es un sistema ítalo-argentino) con otro tipo de tecnología complementaria.

Los satélites SAOCOM fueron desarrollados y fabricados en el país por la CONAE junto con la empresa INVAP, contratista principal del proyecto, la firma pública VENG, la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y el Laboratorio GEMA de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), entre otras 80 empresas de tecnología e instituciones del sistema científico tecnológico del país. Además, contó con la colaboración de la Agencia Espacial Italiana (ASI). La constelación SAOCOM también integra el Sistema Italo Argentino de Satélites para la Gestión de Emergencias (SIASGE) creado por la CONAE y la ASI.


Comentarios


A diez días de su lanzamiento, qué pasa hoy con el satélite SAOCOM 1b