A un año del crimen del zapatero, su familia no encuentra consuelo

A principios de septiembre fue detenido el principal sospechoso de haber disparado a Fernando Gatti. La hermana y la pareja del comerciante piden perpetua. Con el paso del tiempo aún no logran superar la pérdida. La salud de los padres de la víctima comenzó a deteriorarse y la familia se quiere ir de Neuquén.

#

Giorgina y Lucrecia, hermana y la pareja de Fernando Gatti, mantienen vivo el reclamo de justicia.(Foto: florencia salto )

“Fue una bala que le destrozó el corazón, había siete médicos a su alrededor para salvarle la vida pero no pudieron”, recordó desconsolada Lucrecia Almada, quien fue la pareja de Fernando Gatti. Hoy se cumple un año del crimen del zapatero neuquino de 35 años y sus familiares continúan devastados.

El 8 de septiembre fue detenido el principal sospechoso de efectuar el disparo que le quitó la vida y los familiares del fallecido apuestan a que sea condenado a prisión perpetua: “aún así no habrá justicia, porque nada nos va a devolver a Fernando”, exclamaron.

El fiscal jefe Agustín García, imputó a Nicolás Núñez (36) por homicidio criminis causa en concurso ideal con robo agravado, en grado tentativa y se le impuso cuatro meses de prisión preventiva. Esperan que el caso sea elevado a juicio por jurados ya que la pena en expectativa para la fiscalía es mayor a los 15 años.

Como paradojas del destino la hermana de Fernando, Giorgina, recordó que en el 2016 su padre Oscar había sido víctima de un asalto a mano armada en la puerta de su casa. Lo abordaron cuatro hombres que lo amenazaron pero al ver que no tenía cosas de valor se marcharon.

Fernando lloró en esa oportunidad, porque estaba de viaje y al regresar pidió disculpas a su padre porque no lo había podido defender. Un año más tarde, el 21 de septiembre del 2017 la historia se reeditó, ocurrió en el mismo escenario, pero las circunstancias se modificaron porque a Fernando le tocó ser víctima y finalmente lo fusilaron sin piedad, fue una bala calibre 22 la que derrumbó a su familia entera.

El paso del tiempo aún no cura las heridas, los padres de Fernando comenzaron a tener problemas de salud y perdieron toda su fe en Dios. Lucrecia, advirtió que “no hay palabras para decir lo que fue y lo que es. Es el peor año de nuestras vidas. Yo llegó a mi casa y él no está, me siento a comer y él no está, me voy a dormir y él no está. Todos nuestros proyectos ya no están, se fue un tipo realmente noble, era mi compañero de vida”.

El living del departamento que Fernando y Lucrecia compartían está repleto de fotos y portarretratos que intentan ocupar los espacios vacíos, pero para la joven mujer “no hay forma, solo me queda Juan” dijo mientras miró a su pequeño perro, una mascota que Gatti encontró en la calle hace dos años y lo convirtió en un integrante de la familia.

Las palabras de Lucrecia se empaparon de lágrimas constantemente, lo último que le pudo decir a Fernando fue “Puchi, te amo”, en un mensaje que le envió. Cinco minutos después recibió el llamado de Giorgina, quien desesperada le decía: “le dispararon a Fer, le dispararon”.

Minutos más tarde la familia recibió la peor noticia, cuando los médicos de una clínica privada les informaron que el comerciante ya no respiraba. “No lo podíamos creer, lo revivimos todos los días, verlo en la camilla, levantar su cajón. No tenía que ser así”, se lamentó Lucrecia.

Cronología de un caso complejo

21/9/2017: Fernando Gatti fue asaltado, junto a su hermana y su abuelo. Le dieron un tiro en el abdomen.

25/7/2018: la fiscalía de Homicidios informó a la familia de Gatti que la causa pasaba a archivo, por los pocos avances.

16/8/2018: se reabre la causa. El gobierno provincial y la fiscalía anunciaron una recompensa de 1.350.000 pesos.

8/9/2018: detuvieron a Nicolás Núñez y al día siguiente lo imputaron por homicidio criminis causa.


Temas

Neuquén

Comentarios


A un año del crimen del zapatero, su familia no encuentra consuelo