Abusador liberado: fuerte polémica interna en el Poder Judicial

Podría haber sumarios en el caso del joven al que le otorgaron la libertad condicional y luego lo volvieron a detener pese a que no había cometido ningún delito. El rol de la fiscalía está bajo análisis.




La situación de Matías Ancatel, un joven condenado por abuso sexual simple que desde hace un año está en libertad condicional, sigue generando remezones puertas adentro del Poder Judicial. Según pudo averiguar “Río Negro”, hace una semana Ancatel estuvo detenido 24 horas por orden de la fiscalía, que al parecer no sabía que el imputado se encontraba en libertad condicional. Esa privación de la libertad, que para algunos fue ilegal, daría lugar a un sumario interno.

Como ya se informó, la puesta en libertad condicional de Ancatel generó una disputa pública entre el fiscal de San Martín de los Andes, Fernando Rubio, y la jueza de Zapala, Carolina González. El primero amenazó con pedir un juri, y la magistrada lo acusó de difundir información falsa para generar alarma social.

El escándalo es tema obligado de conversación y análisis en los despachos judiciales de toda la provincia. “Con actitudes como la de Rubio, los fiscales logran muchas veces que algunos jueces fallen como ellos quieren por temor a una repercusión social negativa”, indicó una de las fuentes consultadas por este diario.

Para entender el caso: en noviembre de 2015, Ancatel fue condenado en San Martín de los Andes a 4 años y 3 meses de prisión efectiva por robo seguido de abuso sexual simple de una niña.

El 9 de marzo de 2018 se hizo una audiencia en la cual se le otorgó la libertad condicional. La jueza fue, por subrogancia, Carolina González.

En esa audiencia pasaron varias cosas que tuvieron repercusión un año después.

Primero, no estuvo presente la madre de la víctima. Si bien no había obligación de citarla para escuchar su opinión, fue la defensa y no la fiscalía la que se preocupó por pedirle a la Oficina Judicial que le avisaran. Este dato es relevante porque una de las críticas públicas que hizo Rubio fue que nadie notificó a la madre de la niña.

La Oficina Judicial dejó una notificación en la vivienda de la mujer. Lo que no se sabe es si el domicilio era correcto, y si la madre de la niña vio el documento. La cuestión es que no asistió a la audiencia.

Segundo, la fiscalía no pidió ninguna medida de restricción. Así, Ancatel quedó libre sin ningún impedimento para moverse o acercarse incluso a la víctima.

El imputado dijo que se iba a vivir a Neuquén capital. Durante un año no hubo novedades, hasta que el 14 de marzo último la madre de la víctima se lo cruzó por la calle en San Martín de los Andes.

Según el defensor Facundo Trova, la familia de la víctima se mudó recientemente a 50 metros de la casa en la que la familia Ancatel vivió durante décadas. Y el imputado declaró que estaba en San Martín de los Andes porque había ido a visitar a su hijo.

La cuestión es que fue detenido ese mismo día por disposición del fiscal Rubio, según consta en las actas, y llevado a una audiencia en la cual se pidió su prisión preventiva aunque sin imputarle ningún delito. Esa detención, calificada de “arbitraria” por las fuentes judiciales consultadas, es la que podría dar lugar a un sumario.

Ante la falta de acusación, porque Ancatel estaba en libertad condicional y no había violado ninguna disposición, la jueza (en este caso Alicia Rodríguez) le otorgó otra vez la libertad aunque le prohibió acercarse a menos de 500 metros de la víctima.


Comentarios


Abusador liberado: fuerte polémica interna en el Poder Judicial