Ailuz: letra y música que despiertan espíritus

La música y compositora neuquina se afirma como una de las protagonistas de la escena local. A punto de terminar “Ailuzentrance”, su disco solista, su voz mantiene en alto la lucha feminista arriba y abajo de los escenarios.



Ailén Nuria Martínez es una música y compositora neuquina que hace 6 años pisa con fuerza la escena local que la conoce como Ailuz. En contacto con la música desde el vientre, sus padres músicos la incentivaron desde pequeña a tocar instrumentos y melodías. Comenzó a aprender piano a los seis años y violín, desde los diez. Hasta que una profesora la frustró por su avanzada edad para interpretar el instrumento. Eso le produjo una ruptura con el academicismo y abandonó la música por un tiempo.
Estudió Letras, lo que le permite hoy hacer una fusión de melodías con poesías y sinestesias con un fuerte componente social. Sus intensos rasguidos en la guitarra con rítmicas aceleradas dejan al público atónito. Se reconcilió con la música cuando armó un ensamble con sus padres que interpretaban covers de los Beatles y Pink Floyd.

“La representación de las mujeres en la historia musical fue cambiando, pero históricamente nosotras para ellos somos las coristas o groupies”.

Ailuz


Su paso por los escenarios fue con distintas bandas como Monoviaje, Figuras de Río, Cool Jazz Proyect, Nube. Pero su proyecto personal para su disco solista siempre estuvo latente: “Ailuzentrance” se terminará de producir en los próximos meses.
Respecto a la inspiración para escribir, Ailuz nos cuenta: “Me inspiran las vivencias, el soñar. Me inspira pensarme en las etapas y ciclos que tenemos como personas, en los sufrimientos que nos hacen sentir indefensos. Mi letras intentan hacer lo contrario, para impulsar el viaje interior y exterior desde la fortaleza. Porque si no mutamos, la quietud y falta de transformación nos lleva a morirnos”.

La escritura siempre formó parte de Ailuz. Desde chica, utilizó métodos surrealistas de escritura, como dejar plasmados los sueños en el papel. Cuentos, poemas y novelas fueron escritos en la búsqueda de las palabras, pero las canciones siempre tenían una esencia especial.
“Cuando escribo capaz que solamente tengo un poema y le voy poniendo música. O al revés tengo una música y después sale una melodía de la voz y sale una letra casi inmediata, o pueden pasar meses hasta terminarla”, indica.

El ambiente de la música
En cuanto a cómo es abrirse camino en el mundo de la música siendo mujer, Ailén expresó :“La mirada del hombre sobre la mujer es muy diferente a la de la mujer. Hay una cuestión paternalista muy fuerte, además de que no conocen bandas integradas por mujeres, porque no les interesa. La representación de las mujeres en la historia musical fue cambiando, pero históricamente nosotras para ellos somos las coristas o groupies”, reconoce.


El hecho de que la mujer tenga un papel tan secundario en la música expresa una invisibilización del trabajo creativo de las mujeres y la falta de acceso a oportunidades laborales.
“Siempre somos las acompañantes, nunca protagonistas. Yo me di cuenta que no estaba acompañando a nadie porque cargo con los instrumentos y equipos como cualquier integrante. Fue un quiebre ideológico”, expresa la música.

“Siempre somos las acompañantes. Yo me di cuenta de que no estaba acompañando a nadie porque cargo con los instrumentos como cualquier integrante. Fue un quiebre ideológico”.

Ailuz

La lucha por el cupo
Con el impulso de cambiar las cosas y organizarse con otras músicas fue que nació Vibra Alto Valle. La agrupación de mujeres y otras disidencias de género se reúne y milita para que se apruebe la ley de cupo femenino.
Dicha ley consiste en exigir que en cada show público o privado tenga el 30% de músicas mujeres y otras disidencias de género. Esto significa que en cada recital y festival, la grilla presentada tiene que tener el 30% del total de artistas que sean músicas solistas o bandas de mujeres.
El proyecto de ley todavía está en comisiones, por lo que el debate en las cámaras del poder legislativo tendrá que esperar. Pero la militancia de la ley crea cada vez más una visibilización y valoración del trabajo creativo de las artistas mujeres y otras disidencias de género.


Comentarios


Ailuz: letra y música que despiertan espíritus