Alberto Fernández sigue sin definir ante la presión de Cristina Kirchner y reina el desconcierto

El Presidente continúa en la Quinta de Olivos y la gestión en la Casa Rosada quedó en compás de espera. Aún no indicó qué hará con los ministros y funcionarios que responden a Cristina Kirchner y que hace ya 20 horas pusieron a disposición sus renuncias.




Animación suspendida. Ese es el estado en el que pareció quedar el gobierno nacional tras la movida de los funcionarios cristinistas para presionar al presidente Alberto Fernández y apurar los cambios en el gabinete tras la dura derrota electoral de las primarias. La única comunicación que se emitió desde presidencia fue esta mañana, minutos después de las 11: "El presidente Alberto Fernández mantuvo esta mañana una reunión con el gobernador de San Juan, Sergio Uñac, en su despacho de la Jefatura de Gabinete de la Residencia de Olivos".

El Jefe de Estado continuaba este jueves en la Quinta de Olivos y demoraba su decisión ante la movida coordinada de los funcionarios que responden a la Vicepresidenta. Aún no resolvió qué hará con los ofrecimientos de renuncias que le presentaron varios de sus ministros y funcionarios, liderados por el del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro.

En la Casa Rosada reina el desconcierto y la gestión quedó en un compás de espera, en una jornada que la que se debían anunciar las medidas económicas con las que el Gobierno nacional trataría de revertir el duro revés en las PASO. Por ahora, no hay precisiones sobre las nuevas medidas.

Alberto Fernández dejó el palacio ubicado en Balcarce 50 anoche, alrededor de las 22, tras las reuniones urgentes que tuvo con sus principales laderos, muchos de los cuales quedaron en la mira de los sectores del kirchnerismo más duros que exigen cambios antes de las elecciones generales del 14 de noviembre.

Pasaron 20 horas desde que “Wado” De Pedro sorprendió al dar el primer paso de la movida. Minutos antes de las 14 del miércoles, el funcionario que responde a Cristina Kirchner le hizo llegar a los medios de comunicación la carta en la que ponía a disposición su renuncia.

Lo siguieron varios y muchos otros se mostraron descolocados, incluso el ministro de Desarrollo Territorial Jorge Ferraresi, otro de los más cercanos a Cristina Kirchner.

En la Casa Rosada reina la incertidumbre, y el silencio presidencial alimenta el abanico de preguntas. Aunque cerca de Cristina Kirchner indicaron que “las renuncias son para que el Presidente pueda tomar todas las decisiones que tiene que tomar”, sobran las interpretaciones sobre la grave crisis que transita el Gobierno y la coalición oficialista.

Las únicas novedades sobre la gestión son las que se enviaron desde el Ministerio de Economía, donde se presentó el Presupuesto 2022. Allí también se encargaron de destacar que Cristina Kirchner se comunicó telefónicamente con Martín Guzmán para aclararle que no iban por su cabeza, tal como lo indicaron los rumores, en los que también se mencionó al jefe de Gabinete Santiago Cafiero.

Por lo pronto, el secretario de Relaciones Parlamentarias y referente del Movimiento Evita, Fernando “Chino” Navarro, confirmó que este jueves se movilizará para respaldar al Presidente ante la encerrona.

“Nuestra movilización es para respaldar al Presidente como máxima autoridad de la Constitución y para convocar a la unidad de todo el frente. No es una marcha contra Cristina ni contra nadie. Es a favor de que recapacitemos y prioricemos la unidad. Y con respecto a la mirada crítica, algunas cosas las comparto, pero no se lo puede plantear públicamente”, aclaró.

El funcionario fue uno de los primeros que criticó la avanzada de los referentes cristinistas contra Alberto Fernández.


Agencia Buenos Aires
La primera foto que se difundió de Fernández después del anuncio de "Wado" De Pedro. (Presidencia).-

Comentarios


Alberto Fernández sigue sin definir ante la presión de Cristina Kirchner y reina el desconcierto