Aliados estratégicos, competidores tácticos



Una cosa son las intenciones y otra la realidad. La señal que dio ayer el ex presidente Duhalde al reunirse en el Senado con el vice Daniel Scioli. Fue para ratificar el acuerdo estratégico con el actual mandatario Néstor Kirchner, pero reservándose la tarea de abroquelar al PJ, al que aspira a liderar a partir de 2004 Kirchner se mostró ayer alineado con el gobernador Felipe Solá, quien va por la reelección en Buenos Aires, el distrito casualmente bajo control de Duhalde, cuyos voceros le dijeron a este diario que la participación de éste "poniendo el hombro para la recuperación argentina" significa, lisa y llanamente, que ya empezó a trabajar "para ser el jefe del peronismo" el año próximo. El 2003 queda abierto para el despliegue del patagónico desde la Casa Rosada y la resolución de todas las elecciones en las provincias.

El espacio que contiene al kirchnerismo (además de justicialistas, disidentes internos como Eduardo Rosso en Río Negro y fuerzas de centro y de izquierda decididas a provocar una renovación política) se dará tiempo para hacer su plenario nacional. "Nuestra construcción independiente no significa ser antagónicos del PJ", aclaró anoche el neuquino Marcelo Fuentes.

A las claras, Kirchner y Duhalde competirán abiertamente en Misiones. Allí, el santacruceño mandó jugar todas las fichas por el actual mandatario Carlos Rovira, quien va por fuera del PJ. El bonaerense, respetando acuerdos preexistentes, participó en el acto de lanzamiento de Puerta "Puerta gana y por paliza", se ufanó ayer Duhalde ante Scioli en la reunión en la que el ex motonauta fue felicitado por la forma en que está conteniendo a los senadores peronistas.

Duhalde y Scioli pasaban revista a numerosos temas cuando un flash informativo televisivo alertó al titular de la bancada, Miguel Pichetto. Ni lerdo ni perezoso, el rionegrino con intereses electorales en Río Negro, fue a saludar. Estuvo menos de diez minutos y se fue. Luego, trascendió que Scioli tiene el propósito de viajar a Bariloche antes del 31 de agosto, pero se apuntó que su objetivo es turístico. No para dar un apoyo explícito a Carlos Soria, el representante oficial del PJ que goza de la antipatía de Kirchner.

"El proceso está abierto: Kirchner y Duhalde son aliados estratégicos detrás de un proyecto sustentable como país, pero competirán tácticamente", comentó ayer un vocero de Solá.

Scioli le hizo saber a Duhalde que con Pichetto están empeñados en "aprobar las leyes" que pide el Ejecutivo y "conservar la armonía en una casa muy golpeada". El ex Presidente calificó con un 10 a K, no obstante lo cual le subrayó a Scioli que uno de sus objetivos inmediatos "es mantener agrupada a su tropa" de la provincia de Buenos Aires.

Arnaldo Paganetti


Comentarios


Aliados estratégicos, competidores tácticos