Alpat está cerca de tener luz verde para sus efluentes

El municipio analiza excluir de la prohibición del vertido de líquidos industriales a la zona de el bajo El Riñón.




SAN ANTONIO OESTE (ASA).- El Concejo Deliberante local analiza excluir del área de prohibición para el vertido de efluentes industriales al bajo El Riñón, sitio propuesto por Alpat para la deposición de sus residuos. La medida fue decidida tras dos reuniones realizadas el miércoles último en las que se discutieron los estudios presentados por Alcalis de la Patagonia y sus respuestas ante la expresión de varias dudas por parte de organismos locales acerca de las investigaciones técnicas realizadas .

"Los estudios técnicos siguen siendo insuficientes, varias dudas permanecen y hemos hechos nuevos requerimientos", manifestó Edgardo Di Giácomo, integrante de la Fundación Inalafquen quien participó del encuentro realizado el miércoles. En una primera parte se debatió sobre la parte técnica del asunto y posteriormente se habló sobre el plano legal y y de interés comunitario. En esa reunión los concejales locales vieron con buenos ojos la posibilidad de modificar o crear una nueva ordenanza autorizando el vertido de residuos en el bajo El Riñón.

Según los participantes de la reunión esta nueva normativa, por un lado, mejoraría la redacción y el espíritu de la anterior, ya que la actual ordenanza está direccionada hacia el control exclusivo de industrias productoras de soda solvay. "Se haría algo más amplio, que abarque a todas las industrias y que sirva de herramienta al Municipio para preservar el medio ambiente", expresó el legislador Alfredo Lassalle.

El presidente del Concejo Deliberante, Miguel Angel Galindo Roldán, expresó que "estamos estudiando modificar la ordenanza para excluir al bajo El Riñón de la prohibición, reservándonos el derecho de controlar todo lo que se haga en esa zona". De esta manera, la municipalidad flexibiliza su postura y trata de por un lado, no ser utilizada como "excusa" por la empresa Alpat para dejar sin trabajo a muchos de sus operarios, y por otro no perder el poder de control y definición sobre el cuidado del medio ambiente.

Cabe recordar que en los últimos dos meses la única contratista de Alpat despidió a la mayoría de los operarios y manifestó a los representantes de la UOCRA local que para continuar con las trabajos de construcción el municipio debía derogar la ordenanza vigente. Sin embargo, los cuestionamientos técnicos dirigidos a aclarar puntos sobre un plan de posibles contingencias, el manejo ambiental de la flora y fauna del bajo El Riñón, aún no han sido aclarados y las dudas permanecen en amplios sectores.


Comentarios


Alpat está cerca de tener luz verde para sus efluentes