Análisis: un presidente débil y sin plan económico

Los anuncios para mejorar el consumo en ciertos sectores de la población, profundizarán los problemas de inflación teniendo en cuenta la enorme cantidad de pesos que pondrán en el mercado.

El presidente Fernández ayer se mostró con parte de su gabinete.

El presidente Fernández está cada vez más incómodo en la coalición de Gobierno. Las presiones que está recibiendo de su vicepresidenta para desprenderse de parte del gabinete suma tensiones en momentos donde los indicadores sociales y económicos son realmente críticos. La elección del domingo reflejó el enorme desgaste que tuvo en estos casi dos años en el poder.

Hoy Fernández es un presidente débil. A la derrota electoral de las PASO se le agrega el incesante bombardeo de fuego amigo que terminará por esmerilar el poco poder político que ostenta.

Los anuncios económicos que lanzará en los próximos días no cambiarán la inercia de los acontecimientos. Los argentinos son conscientes de que una mayor emisión sin respaldo, para poner dinero en los bolsillos de los consumidores, es una medida que, no solo no soluciona los problemas de fondo, sino que empeora la crisis que hoy está atravesando la economía.

El presidente toma medidas para aumentar el gasto público sin contar con herramientas que respalden esos nuevos pesos en el mercado. Será una fiesta de corto tiempo que deberá ser pagada con creces por toda la población a partir de los próximos meses.

Más que emitir, la Argentina necesita un plan económico para saber dónde estamos parados y hacia dónde quiere ir el Gobierno.


Comentarios


Análisis: un presidente débil y sin plan económico