“Anestesiados”

Días atrás en el corte de los puentes de Neuquén y Centenario dejaron sitiadas a las personas que debían ir a trabajar, estudiar, a curarse o a visitar a un familiar, una vez más. Yo soy médico y tenía que ir a trabajar a Cervantes. El policía del puente me advertía que tal vez al mediodía levantarían la medida. La gente pegaba la vuelta sin protestar, inmutable, para regresar con esperanza, más tarde quizás tendrían mejor suerte y podrían circular por una ruta nacional libremente. Me sentí anestesiado. Todos sin reacción. Da lo mismo todo, ver cómo se instala el narcotráfico en Neuquén (pero ellos viven en countries), cómo cada año se contaminan más los ríos en los que nos bañamos (pero ellos veranean en otras playas), cómo se despilfarran millones de pesos en propaganda electoral con plata del Estado, de los Neuquinos, y cómo la salud pública se deteriora más y más (pero ellos no van al hospital, como por obligación sucede en Italia, por ejemplo, donde tienen que atenderse en un hospital público y ni siquiera tienen ISSN, tienen prepagas). Y la educación, con menos calidad y días de clase cada año, y a nadie le preocupa, ni a los docentes, que dicen defender a los que menos pueden, ni a los padres, que tampoco alzan la voz sobre su derecho a la educación equitativa y digna (pero sus hijos van a colegios privados). Las rutas provinciales, y ni que hablar del corredor de la Ruta Nacional 22, prácticamente son ilegales, no se puede circular, hay tantos accidentes que ya no es noticia, ya no conmueve. Nos prometen que con Vaca Muerta y los hidrocarburos no convencionales van a asegurar el futuro de Neuquén, pero con el equivalente que ya se sacó de los hidrocarburos convencionales no garantizaron nada, es más, Neuquén siendo una provincia riquísima pero está peligrosamente endeudada, dependiendo de que Vaca Muerta reviva las arcas de una provincia esquilmada por su gasto descontrolado. Qué raro todo... Ellos siguen ahí, son los dueños. Ellos sonríen –miren los carteles– y yo no sé de qué, ¿de una sociedad anestesiada tal vez? Yo me quiero despertar y ver que hacemos algo de verdad, para cambiar, porque, como decía el gran Galeano, “somos lo que hacemos para cambiar lo que somos”. Santiago Baum DNI 25.911.580 Neuquén

Santiago Baum DNI 25.911.580 Neuquén


Comentarios


“Anestesiados”