Con angustia, la familia Toconás sigue esperando novedades

Mario Toconás era el único submarinista rionegrino que estaba en el submarino.



La angustia crece en la familia Toconás que sigue esperando novedades en la base de la armada en Mar del Plata en este calvario que les tocó vivir por la desaparición de Mario, el único submarinista Patagónico que estaba en el ARA San Juan, en las aguas del Mar argentino junto a sus 43 compañeros.

Dos semanas de esperanzas que se desvanecen en cada parte y en cada día. Pero siguen firmes esperando alguna novedad.

Esta tarde recibieron el parte diario, también demorado para los familiares que llena de zozobra cada día y la familia casi no habla, están golpeados por semejante realidad.

“Nos dicen que aún no hay nada, pero hay mucha preocupación y angustia acá, hay mucha preocupación”, señaló de manera escueta la hermana de Mario, Rosana.

Apenas desapareció el submarino los hermanos Rosana, Miguel y Natalia Toconás están junto a Irineo, papá de familia, su mamá falleció hace varios años en Mar del Plata, donde vive mario. Se sumaron luego, Alejandra. Sergio y César Toconás hermanos que esperaban en Sierra Grande y seguían de cerca novedades pero la situación es incontenible ya y viajaron hace unos días.

En Mar del Plata también están a la espera Ruth Gomez, esposa del cabo principal Mario y su pequeño hijo Rian de ocho años a quien por decisión familiar habían optado por no dar detalles de lo que pasaba con su papá hasta que surgió lo de la presunta explosión.

Pasan las horas y se pierden las esperanzas.


Comentarios


Con angustia, la familia Toconás sigue esperando novedades