Carrió volvió a presionar a Macri y agudizó la interna en Cambiemos

“Voy a amigarme con el presidente cuando me lo saque a Garavano” del gabinete, dijo en un acto en el CCK, que fue cerrado minutos después por Macri. El gobierno le respondió: un ministro advirtió que “nadie debe condicionar al presidente”. Más tarde, Carrió intentó suavizar: dijo que había sido una broma.

12 oct 2018 - 00:00

Se esperaba que fuera una oportunidad para recomponer la imagen y mostrar cohesión interna. Nada más lejos. Minutos antes de la llegada de Mauricio Macri, la diputada Elisa Carrió aprovechó el escenario del acto Argentina Exporta en el CCK para advertir que no recompondrá la relación con el presidente si no desplaza al ministro de Justicia, Germán Garavano. Dijo Carrió: “Voy a amigarme con el presidente cuando me lo saque a Garavano”. Varias horas después, la diputada intentó suavizar: en una serie de tuits pidió “disculpas por la forma”, dijo que había hecho “una broma” y que pospondría el pedido de juicio político a Garavano “por unos días, en aras de distender”.

Las cosas habían sido dichas, sin embargo. Carrió hablaba de la importancia de que las Pymes exporten –de eso iba el acto– y de la necesidad de que se termine con los monopolios internos cuando dijo que esas serán “nuevas peleas” que le permitirán “amigarse” con Macri. Inesperadamente enlazó su reclamo sobre la salida de Garavano, a quien acusa de amparar la impunidad. Generó risas nerviosas en el auditorio y algún aplauso aislado.

Macri no estaba presente. Llegó para el cierre del acto con un mensaje de aliento a la productividad y un llamado a superar la crisis. Cruzó un saludo frío con la diputada, sentada en la primera fila del auditorio “Ballena Azul” .

El gobierno apenas si estaba asimilando el traspié por la caída de su iniciativa de sumar un costo extra a la tarifa del gas cuando Carrió volvió inesperadamente a presionar al presidente y acentuar la crisis en Cambiemos.

El escenario mostraba antes del mediodía una imagen extraña de alianza de gobierno. Carrió se veía fortalecida por un triunfo legislativo –el Senado sancionó la ley sobre donación de alimentos, una iniciativa de la diputada–; el radicalismo se atribuía haber torcido la decisión del presidente en relación al proyecto de recargo en el gas y el presidente aparecía debilitado.

El gobierno buscó recomponer algo las cosas después de la reunión de gabinete en la Casa Rosada. “Cambiemos es una coalición amplia donde se generan debates. Pero también es verdad que nadie debe condicionar al presidente de la República”, dijo el ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro en una conferencia de prensa. A su lado, l a ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, una de las funcionarias con mejor imagen del gobierno, amplió: “El presidente es el principal motor de la lucha contra la corrupción y la persona que más hizo por la transparencia en nuestro país.

Image
“Yo no le pedí la renuncia del ministro al presidente. Lo que dije a la mañana fue una broma, no condiciono ni disputo la autoridad”.
Elisa Carrió, diputada por CC-Cambiemos
Image
“Cambiemos es una coalición donde se generan debates. Pero también es cierto que nadie debe condicionar al presidente”.
Alejandro Finocchiaro, ministro de Educación
Cuándo empezó la última pelea
La semana pasada, el ministro de Justicia Germán Garavano dijo a una radio kirchnerista que “no es bueno para ningún país” tener expresidentes presos o con pedidos de prisión preventiva. Aludía a la situación de Cristina Kirchner.
La definición de Garavano provocó un rechazo visceral de la diputada y fundadora de Cambiemos Elisa Carrió. Anticipó que pedirá el juicio político del ministro, al que acusó de amparar la impunidad.
La absolución del expresidente Menem en la causa de las armas acentuó las diferencias. Carrió emplazó a presidente para que eche a Garavano, dijo que el presidente “elige o cae” y remató: “Perdí la confianza en Macri”.

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.