Balsa Las Perlas y las mentiras

Es hora que el Gobierno de Río Negro analice las razones por las cuales una Comisión de Fomento que tuvo estado legislativo (Decreto N°930/1986) simplemente dejó de ser… en pocos meses. En 1987, Balsa las Perlas comenzó a ser denominado barrio, por ampliación del ejido cipoleño en nuestro departamento, El Cuy.

No reconocer que se ha venido sosteniendo un sistema basado en una seguidilla de “irregularidades administrativas” solo trae mayor peso a quienes, más pronto que tarde, deberán redireccionar el camino autonomista de Balsa las Perlas. Las indecisiones de la Legislatura a la hora de tratar la autonomía municipal de Balsa las Perlas, la convierte en la principal responsable de las condiciones precarias de vida que sufre una comunidad de más de 20 mil personas…

Hoy, entrampados en una relación obligada con el Municipio de Cipolletti por más de 30 años, nos negamos a escuchar un “discurso autonomista cipoleño” que se repite en embustes, gestión tras gestión. Cuando por los años 2000/2001, desde el Ejecutivo municipal se habló de recuperar el estatus de Comisión de Fomento para Balsa las Perlas se decía que esto significaría “un trabajo más directo con la Provincia pero mancomunado con la Municipalidad… sin desgajarse del ejido de Cipolletti”. Nada ha cambiado.

Desde que anexaron su ejido sobre nuestro departamento, no han hecho otra cosa que entramparnos en un estatus que no pasa de paraje. Por ello: es hora que Provincia y Nación dejen de jugar a las escondidas en un tema que hace al desarrollo de miles de personas.

Jaime A. Flores

DNI 94.103.481

Balsa Las perlas


Comentarios


Balsa Las Perlas y las mentiras