Bill Gates entra al negocio del litio de Argentina

El empresario impulsa, con uno de sus fondos, el desarrollo de una firma que hace pie en Catamarca y Salta. El objetivo de las firmas es lograr una extracción que sea más amigable con el medio ambiente.





Los salares de litio insumen una gran cantidad de agua dulce, pero se encuentran en zonas desérticas.

Los salares de litio insumen una gran cantidad de agua dulce, pero se encuentran en zonas desérticas.

El fundador de Microsoft y una de las personas más ricas del mundo, Bill Gates, desembarca en el negocio del litio de Argentina a través de su fondo de inversión Breakthrough Energy Ventures.

La entidad, en alianza con The Engine del MIT, apuesta a invertir 20 millones de dólares para financiar el desarrollo de tecnologías que hagan más eficientes los procesos de extracción del mineral.

Precisamente, el objetivo del fondo Breakthrough Energy Ventures es potenciar desarrollos que permitan reducir las emisiones de efecto invernadero y cuenta para ello con aportes de algunos de los hombres más ricos del mundo como son Jeff Bezos, el fundador de Amazon, y de Jack Ma, cofundador de Alibaba.

Desde el fondo se impulsa ahora el apoyo a la firma Lilac Solution, una compañía que avanza en el desarrollo de un novedoso sistema de extracción del litio de forma mucho menos contaminante y que seleccionó para sus trabajos la zona del salar de Chachi Pampa (hoy conocida como Salar Escondido) ubicada entre las provincias de Catamarca y Salta.

El proyecto está previsto que comience con la fase de pruebas pilotos hacia finales de este año, según consignó el diario El Cronista en una entrevista al director de la firma encarga de los trabajos, Lake Resources, Steve Promnitz.

El dato

20
millones de dólares invertirá el fondo que administra Gates en el salar argentino.

Lo novedoso del sistema a implementar está en que se planea utilizar perlas de intercambio iónico que permiten eliminar selectivamente el lidio de otros minerales no deseados. Este cambio, implica que el proceso no necesita grandes estanques de evaporación, reduciendo así la cantidad de agua utilizada. Pero además es capaz de devolver la salmuera que ya no posee litio al subsuelo al no cambiar su química.

Los actuales procesos de extracción implican por un lado la evaporación de grandes cantidad de agua y también el uso de químicos en el proceso. Se estima que por cada tonelada de litio extraída se utilizaron 70.000 litros de agua dulce.

El mercado del litio está en pleno auge mundial y ha cambiado rotundamente en los últimos años. Hace apenas cinco años atrás la mayor demanda de litio correspondía a industrias como la de la cerámica y vidrios, y sólo un 10% de la producción se destinaba a las baterías.

Pero actualmente, gracias a la mejora en la calidad del litio extraído más de la mitad de la producción se destina a la fabricación de baterías y se estima que su demanda podría cuadruplicarse en la próxima década.


Comentarios


Bill Gates entra al negocio del litio de Argentina