Boca, River y la lucha táctica que se viene

El superclásico por el torneo dejó dos posturas bien claras que podrían aplicarse en la serie semifinal de la Libertadores.



Gustavo Alfaro propuso un juego mezquino en el Monumental, River no lo pudo resolver y la expectativa va en aumento de cara a la serie semifinal por la Libertadores (Foto-Télam)

Gustavo Alfaro propuso un juego mezquino en el Monumental, River no lo pudo resolver y la expectativa va en aumento de cara a la serie semifinal por la Libertadores (Foto-Télam)

El superclásico que se jugó por la quinta fecha en el Monumental fue un banco de pruebas para Gustavo Alfaro. El DT de Boca desempolvó los esquemas más mezquinos de su libreto, como cuando entrenaba a equipos más preocupados por no descender que a este que destina millones en armar sus planteles profesionales.

Alfaro fue conservador como nunca antes desde que está en Boca. Cuando el balón comenzó a rodar en el Monumental se entendió finalmente por qué Carlos Tevez no estaba entre los titulares. Ni Bebelo Reynoso, ni Sebastián Villa. Es que no iban a tener lugar en el esquema y el planteo que propuso su entrenador.

El vaso medio lleno. Alfaro quiso (y pudo) comprobar que ante una postura avara, a River le dificulta generar chances de real peligro. Esta posición la podría repetir en el choque de ida de la semifinal de la Libertadores a jugarse también en Núñez: rescatar un resultado positivo en la ida y después sí, para la revancha en La Bombonera, salir a quemar las naves. La idea de pensar un partido de 180’ con dos posturas diferentes, tuvo el domingo su ensayo exitoso para la primera parte del plan.

El vaso medio vacío. Más allá de que la táctica de Alfaro fue efectiva desde el resultado, River quedó envalentonado y no flota en su seno interno que el equipo haya salido mal parado. Al contrario.

River se mostró firme atrás, con dinámica, agresivo y dominando por 80’ a su eterno rival. Boca sólo respiró al final cuando tuvo en cancha a Tevez, Bebelo y Villa. River no llegó demasiado, pero no sufrió atrás salvo con un tiro libre del Apache que sacó Armani.

Marcelo Gallardo, entrenador de River.

River terminó confiado y el DT de Boca y su entorno también. No así algunos hinchas, ya que para ellos la grandeza de Boca no se mezquina. De todas maneras todos estarán de acuerdo con Alfaro si el DT logra terminar con la supremacía Gallardo. Ahí sí no importarán las formas y ya no será un agravio a la historia colgarse del travesaño.

La racha del Millo contra el Xeneize

River no pierde ante Boca desde 2017, 1-2 en el Monumental. A partir de ahí ganó 1-0 en Mar del Plata por el Torneo de Verano de 2018; 2-0 en Mendoza por la Supercopa; el 2-0 en La Bombonera por la pasada Superliga; 2-2 en la ida de la final de Libertadores, el 3-1 en Madrid y el reciente empate 0-0 en Núñez.


Comentarios


Boca, River y la lucha táctica que se viene