Brasil busca calmar a importadores tras detectar caso atípico de vaca loca



El gobierno brasileño enviará misiones oficiales a China, Japón y Sudáfrica para explicar el caso no clásico de “mal de la vaca loca” ocurrido en 2010 y confirmado el viernes de la semana anterior en Brasilia.

Según informó el Ministerio de Agricultura, estos tres países serán visitados en breve porque fueron hasta ahora los únicos que comunicaron al gobierno su decisión de suspender las compras de carne vacuna brasileña.

Al mismo tiempo, el gobierno está sosteniendo contactos con otros importantes importadores del producto para suministrar informaciones sobre el caso.

“Es natural que, al enterarse a través de la prensa, algunos países reaccionen con cautela”, afirmó el secretario ejecutivo del Ministerio, José Carlos Vaz.

A su vez, el secretario de Defensa Agroganadera, Enio Marques, aseguró que, pese al caso detectado en el estado de Paraná, el ganado brasileño es de buena calidad y el sistema veterinario del país “es uno de los mejores del mundo”.

“En breve las negociaciones serán normalizadas”, aseveró Marques.

Brasil ha sido este año el segundo principal exportador de carne vacuna del mundo, al vender al exterior 1,02 millones de toneladas entre enero y octubre pasado. De este total, 10.100 toneladas fueron exportadas a China, 1.300 toneladas a Japón y 293 fueron destinadas a Sudáfrica.

El primer y único caso de Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB, el nombre científico del “mal de la vaca loca”) en Brasil fue considerado atípico, ya que el animal afectado no presentó síntomas de la enfermedad, que no ha sido tampoco la causa de su muerte.

No obstante, la enfermedad preocupa las autoridades, porque puede ser transmitida a seres humanos en forma del mal de Creutzfeldt-Jakob, causando pérdida de la coordinación motora, demencia y muerte.


Comentarios


Brasil busca calmar a importadores tras detectar caso atípico de vaca loca