Brasil lanzó un megaplán de obras de infraestructura

El gobierno invertirá miles de millones en nuevas rutas, trenes y planean incluir aeropuertos y puertos, anunció el gobierno. Habrá fuerte intervención privada, pero no privatización, dijo.



#

La presidenta brasileña pretende inyectar un fuerte impulso a las industrias relacionadas con la construcción.

AP

BRASILIA (DPA/AFP) -El gobierno brasileño anunció un plan de inversiones en carreteras y ferrocarriles por 66.500 millones de dólares, con participación y concesiones al sector privado, para que el país tenga una infraestructura “compatible con su tamaño y las necesidades de la población”, afirmó la presidenta Dilma Rousseff. La presidenta rechazó que el ambicioso paquete, que pretende además dar impulso a la industria de la construcción para reactivar la economía, que anunció el Ministerio de Transportes sea una privatización. Es una aseveración “absolutamente falsa”, dijo Rousseff, acompañada por el ministro de Hacienda, Guido Mantega, quien ratificó la afirmación de la presidenta. Este plan, que en el futuro incluirá puertos, aeropuertos e hidrovías, dispondrá en su etapa inicial de 133 mil millones de reales, unos 66.500 millones de dólares, para las obras de infraestructura, en cuyas concesiones participarán empresas públicas y privadas. “Nuestro propósito con este programa y los que anunciaremos próximamente para aeropuertos y puertos es unirnos a los concesionarios para obtener lo mejor que la iniciativa privada puede ofrecer en eficiencia, y lo mejor que el Estado puede y debe ofrecer en planificación y gestión de recursos públicos”, subrayó la mandataria. Por su parte, el ministro de Transportes, Paulo Sergio Passos, explicó que el plan incluye concesiones para duplicar los actuales 7.500 kilómetros de carreteras mediante una inversión cercana a los 21.000 millones de dólares, y para la construcción de 10.000 kilómetros de vías férreas, por un valor estimado en 45.500 millones de dólares. Según el cronograma previsto, se invertirán unos 39.750 millones de dólares en los primeros cinco años, y unos 26.500 millones de dólares entre el quinto y el vigésimo año a partir del inicio de las obras Passos aclaró que los concesionarios de rutas se elegirán en base a la oferta de la menor tarifa de peaje, pero no se cobrará en áreas urbanas y los concesionarios sólo podrán cobrar peaje cuanto hayan construido al menos el 10% de las obras. En relación a las vías ferroviarias, pretende abrir un gran corredor que unirá las regiones Noreste, Sur y Sudeste. Mantega reafirmó los dichos de la mandataria y explicó las diferencias entre las asociaciones público-privadas y lo que sería un proceso de privatización. “En una asociación público-privada, es el sector público el que realiza las inversiones. Privatización es cuando se venden los activos para el sector privados. ¿Qué estamos privatizando?”, cuestionó. “En caso de la concesión de ferrovías, estamos adoptando el modelo de asociación público-privada” .


Comentarios


Brasil lanzó un megaplán de obras de infraestructura