CALF acelera el proyecto del nuevo centro de operaciones

La distribuidora de energía trabaja en el proyecto ejecutivo de la obra. La nueva base agrupará a todos los servicios. El objetivo es mejorar la respuesta a la demanda y abaratar costos.





La creciente y vertiginosa demanda en la zona oeste de Neuquén capital obligó a la Cooperativa CALF a planificar un nuevo centro de operaciones para dar respuesta más rápida a la demanda y, además, mejorar los costos de logística. Por eso acelera el proyecto de instalación de una nueva base de operaciones.

CALF avanza en el proyecto ejecutivo para implementar una nueva sede de operaciones que le permitirá mejorar el servicio y abaratar costos. La nueva plataforma estará ubicada en Saavedra y Planas, en el barrio La Sirena, un lugar estratégico de la ciudad que favorecerá especialmente la prestación de servicio en la zona oeste donde mayor desarrollo urbanístico presenta la ciudad.

Fuentes de la distribuidora de energía en Neuquén adelantaron que es objetivo es iniciar las obras el año que viene.
“Es uno de los grandes proyectos que estamos trabajando desde hace años. Es un gran anhelo que tenemos de reestructurar toda la operación de la Cooperativa en un punto fijo y que funcionen allí todas las operaciones para mejorar todo el costo”, detalló Carlos Saita, gerente general de CALF.

La mayoría de los operarios se encuentran en la sede central ubicada en calle Mitre, mientras que los materiales de abastecimiento para las distintas tareas se encuentran en otro sector lo que genera muchos “tiempos muertos”. Esta nueva base de operaciones agilizará estas respuestas.

El directivo reconoció que el crecimiento “incesante ” en el oeste neuquino les genera problemas en la oferta del servicio y por esa razón buscan acelerar el proyecto que demandará una inversión estimada de 150 millones de pesos.

Es uno de los grandes proyectos en los que estamos trabajando. Es un gran anhelo que tenemos de reestructurar toda la operación de la cooperativa para mejorar el servicio y los costos”.

Carlos Saita, gerente general de CALF.

“Tenemos problemas en el oeste, es un sector que no para de crecer y toda la estructura de costos operativos apunta en reestructurar la base en ese punto geográfico para permitir que tengamos toda esa estructura en el corazón donde está la demanda del servicio en este momento”, agregó.

La iniciativa que ya tiene aprobado el preproyecto ejecutivo busca también “dotar” de instalaciones confortables para todo el personal y disponer de todo el “brazo” operativo en el mismo predio.
Actualmente, algunos servicios de las empresa están disgregados. Este proyecto permitirá agilizar los procesos y llegar con mayor rapidez a los usuarios.

En números

150
millones de pesos es el presupuesto actual para la ejecución de la obra. El objetivo es centralizar las operaciones.
2020
será el año de inicio de obra para la nueva sede de operación y comercialización.

“Además nos va a permitir de dotar de instalaciones a todo lo que es personal operativo. Tenemos pensado trasladar el centro de operaciones despacho y concentrar todo lo que es operaciones, ya sea de distribución, operación, distribución y obras. Centrar todo desde el mismo lugar”, destacó Saita.

Las grandes dimensiones del predio, que pertenece a la cooperativa, posibilitará contar con todos los materiales de abastecimiento y acelerar la respuesta a la demanda.

AG.NQN 30.10.19 FOTO YAMIL REGULES NOTA EXPO CLUSER VACA MUERTA CARLOS SAITA CALF

Hay más de 5400 familias sin el servicio de electricidad regularizado

La semana pasada, CALF habilitó el suministro de energía eléctrica a 40 familias en un sector informal del barrio Bouquet Roldán.
Esa cifra representa menos del 1% del total de los grupos familiares que no cuentan con el servicio regularizado en Neuquén capital. Según detalló Carlos Saita la cooperativa tiene un registro 5400 viviendas en esa condición.

“Tenemos un departamento interno de asentamientos con el cual tratamos esta problemática. Hace dos años que venimos trabajando en conjunto para poder desarrollar la infraestructura, como la mesura del barrio, o el ancho de vereda que son los principales problemas a resolver para brindar servicios. Ahora estas familias cuentan con el mismo parámetro de calidad de servicio que cualquier habitante”, indicó.

Saita destacó que en 2018 se regularizaron 1400 viviendas. Según los datos de CALF, alrededor del 9% de la energía que se compra a la mayorista Cammesa se absorbe en asentamientos. La cifra es “estacional” es decir que depende del clima. En las épocas frías el consumo irregular es mayor porque muchas familias se calefaccionan con electricidad.


Temas

CALF

Comentarios


CALF acelera el proyecto del nuevo centro de operaciones