CALF dice que las nuevas tarifas "no aumentan los ingresos" de la cooperativa de Neuquén

La entidad que distribuye el servicio eléctrico en la ciudad de Neuquén adujo que sus ingresos están congelados desde 2019 y defendió el nuevo agrupamiento de categorías de facturación que afectan al sector comercial.

La cooperativa CALF aclaró que el cambio en la forma de facturación que aplicó "no significó un incremento de los ingresos" para la entidad y aclaró que éstos permanecen fijos desde el 2019 cuando se recibió el último incremento tarifario. La entidad salió al cruce de la queja del sector de los hoteleros y gastronómicos que adujeron que el aumento del 70% en la factura que recibieron este mes significa un golpe de gracia para el sector que venía afectado gravemente por el cierre derivado de la pandemia.

En un comunicado de prensa, CALF indicó que a partir del 1 de junio del corriente año comenzó a aplicarse el nuevo contrato de concesión para la prestación del servicio público de distribución y comercialización de energía eléctrica.

Aclaró que este contrato de servicio fija pautas entre el poder concedente y la prestataria, "asegurando la continuidad, regularidad y obligatoriedad de la prestación del servicio" y además "establece normas para promover y planificar el desarrollo del servicio eléctrico".

Apuntó que con la aplicación del nuevo contrato "se logró un beneficio general para los usuarios" del servicio eléctrico con un cambio en la estructura del cuadro tarifario pasando de una estructura con costos incrementales a una estructura denominada “plana” donde el valor de la energía se mantiene constante independientemente del consumo de energía.

Trascartón defendió el aumento al indicar que este cambio de estructura "no significó un incremento de los ingresos para CALF, los cuales permanecen fijos desde el 2019, año en el que la Cooperativa recibió el último incremento tarifario, a pesar de los incrementos salariales, y del costo de abastecimiento que en conjunto hacen un incremento total del orden del 65 por ciento"

Hasta la fecha, este porcentaje fue absorbido por CALF "a pesar de la crisis sanitaria que nos afecta a todos".

El 10 de mayo se firmó el nuevo contrato entre el presidente de CALF Carlos Ciapponi y el intendente Mariano Gaido, por el cual la Cooperativa obtuvo la concesión del servicio de distribución eléctrica en la ciudad por los próximos 20 años prorrogable por otros 5 años.

El documento, se indicó, le otorgó previsibilidad a las inversiones y a suscribir convenios con otros organismos después de que el anterior contrato estaba vencido desde 2017 y también se permitió una posibilidad de fiscalizarla para que cumpla la prestación por parte del ente concedente, la municipalidad.

En cuanto a las tarifas, el contrato realizó un nuevo agrupamiento de los grupos de demandas y las categorías. El anterior cuadro tenía 34 categorías, el nuevo 14 categorías. Se fundamentó el cambio en la aplicación de criterios de equidad distributiva y sustentabilidad productiva, reordenando los segmentos de demanda.

Realiza un ordenamiento con mayor equidad en las categorías con los grupos de demanda que tiene la Administradora del Mercado Eléctrico Argentino, Cammesa. Simplificará mediciones, registros, y será de sencilla lectura para los usuarios en los cargos fijos, consumos de energía y potencias contratadas-registradas.


Comentarios


CALF dice que las nuevas tarifas «no aumentan los ingresos» de la cooperativa de Neuquén