Camioneros chilenos que recorren la Patagonia denuncian destratos

Más de 100 choferes unieron su reclamo que elevarán a autoridades de Argentina y Consulados de Chile en la región. Denuncian que desde hace semanas les secuestran los alimentos y requisan cabinas. Además piden ampliación de horario para circular.





Los camiones chilenos transitan por la ruta 40 la Patagonia Argentina para llevar mercadería al extremo sur de su país. Foto: Alfredo Leiva

Los camiones chilenos transitan por la ruta 40 la Patagonia Argentina para llevar mercadería al extremo sur de su país. Foto: Alfredo Leiva

Un centenar de camioneros chilenos que transportan mercaderías al extremo sur de ese país a través de las rutas de la Patagonia Argentina, cuestionaron el destrato y la requisa de alimentos para consumo personal que sufren en el paso Samoré, y reclamaron la ampliación horaria para circular.

Los choferes se unieron en un reclamo común que llevarán a las autoridades de la Aduana Argentina, Gendarmería, y consulados chilenos en la región, ante los crecientes episodios de “destratos, vejámenes y situaciones angustiantes” que registran a diario desde hace algunas semanas, luego de dos meses de transitar con estrictas medidas de sanidad ante el avance de la pandemia del coronavirus.

En la nota, a la que accedió RÍO NEGRO y que elevarán a las autoridades, los camioneros señalan que padecen “privaciones, decomisos y proscripciones que afectan nuestros derechos más elementales, como personas en general y como trabajadores en particular, de una actividad riesgosa y sacrificada”.

Grafican su situación como “inhumana” y contrarias a los derechos humanos y tratados internacionales.

Los camiones trasandinos que realizan la ruta Chile-Chile (por un convenio binacional de la década del '70), son los únicos autorizados a circular por el paso Samoré en un horario limitado de 15 a 19, y transitan por la ruta nacional 40 hasta el extremo sur, para llegar a Punta Arenas. Este recorrido lo realizan con exigencias particulares por la pandemia -que ya afecta a más de 70.000 personas en el país trasandino- como la imposibilidad de detenerse en localidades argentinas y de realizar compras de alimentos en comercios de la región, la falta de sanitarios y servicios básicos.

Los camioneros de Chile atraviesan toda la Patagonia Argentina y no pueden detenerse en ninguna localidad. Foto: Alfredo Leiva

Las estrictas medidas ante la pandemia, llevaron a las autoridades de Chile y Argentina a acordar que los camioneros transporten sus propios productos alimenticios desde Chile para todo el viaje. Sin embargo, según denunciaron los conductores, desde hace unas semanas en la frontera argentina les realizan “requisas” y “secuestros” de alimentos.

Guido Vera, uno de los camioneros afectados, en diálogo con este diario, dijo que existía un acuerdo binacional para que en este contexto de cuarentena los choferes lleven alimentos para los tres días que demora el viaje, incluso productos vegetales, que habitualmente están restringidos por cuestiones de sanidad.

Gendarmería nos requisa y nos quita la comida, solemos llevar alguna papa, tomate, palta, alimentos de consumo personal para el viaje pero ahora nos lo quitan y ni siquiera lo incineran ante el conductor como deberían hacerlo si lo quitaran por una cuestión sanitaria”, cuestionó Vera desde Puerto Natales, al sur de Chile.

Los camioneros en su misiva piden que se habilite la entrega de alimentos por delivery de los comercios en los que habitualmente paraban a comer en la ruta y además exigen paradores con sanitarios y servicios básicos como duchas, debido a la necesidad por la prolongación de cada viaje.

La nota también señala que “con frecuencia (gendarmes y agentes aduaneros) acceden a las cabinas de los vehículos sin orden de requisa ni motivo que lo justifique, con lo cual al decomiso ilegal e improcedente se agrega el riesgo sanitario mutuo absolutamente innecesario”.

Vera puntualizó que entienden que deban realizar revisiones en los vehículos pero señaló que no se cumplen las medidas sanitarias, los agentes no se recambian guantes y manipulan ropa de cama e indumentaria de los conductores sin tomar recaudos.

Respecto a la circulación, los camioneros piden que se amplíe el horario del paso Samoré que actualmente es de 15 a 19, debido a que con los controles sanitarios y revisión médica que se les practica, no llegan a pasar por la Aduana y eso implica un día más viaje.

Vera indicó que “suele haber hasta 50 camiones parados y todos los conductores estamos amontonados esperando la revisión médica, a lo que se suman gendarmes, personal sanitario y de aduana, todos juntos en el mismo lugar cuando se recomienda guardar distancia”.

El petitorio cuestiona además los horarios y restricciones aplicados por algunos municipios como Villa la Angostura, El Bolsón y El Hoyo, los que consideran “ilegales”. En el caso de la localidad neuquina, se permite el tránsito de camiones a partir de las 19:30 y solo de noche pero acusan los camioneros que con las bajas temperaturas y la llegada del hielo y la nieve, es riesgoso transitar en esas horas por las rutas de precordillera.

Agregan una preocupación puntual ante el parador de descanso de la llamada “recta de Lewis” en la ruta 40 entre Bariloche y El Bolsón. “Es una de las partes complicadas por su ubicación, altura y demás condiciones (frío, hielo, nieve, escarcha) cuyo reemplazo por algún sector menos riesgoso evitaría algún tipo de inconveniente debido a las inclemencias del tiempo en invierno”, indicaron en el petitorio a las autoridades.


Comentarios


Camioneros chilenos que recorren la Patagonia denuncian destratos