Caos en Haití: el gobierno pide ayuda internacional

PUERTO PRINCIPE (AFP) - Las autoridades de Haití y líderes mundiales reclamaron ayer ayuda internacional, incluyendo una fuerza de paz sugerida por Francia para superar el levantamiento armado contra el gobierno de Jean Bertrand Aristide, que ahora controla una segunda ciudad en el nordeste del país.

El primer ministro haitiano, Yvon Neptune, dijo que su gobierno necesita ayuda exterior. "La policía haitiana no es un ejército (y) cuando se enfrenta a narcotraficantes armados, a traficantes de armas que argumentan pretextos políticos, es deber de la comunidad internacional ver con nosotros cuál es la mejor aproximación", declaró Neptune.

También el vecino gobierno de República Dominicana reclamó que la comunidad internacional actúe. "Es hora de que la comunidad internacional, los organismos multilaterales de crédito y los gobiernos amigos actúen con mayor sentido de urgencia" frente a Haití, dijo el canciller dominicano Francisco Guerrero Prats.

Francia, ex potencia colonial en Haití, sugirió ayer que la comunidad internacional se debería movilizar para enviar una "fuerza de paz internacional". "Es algo que habría que hacer urgentemente para tratar de calmar la situación", dijo el canciller francés, Dominique de Villepin. "Queremo movilizarnos. Tenemos una plataforma, tenemos elementos muy importantes cerca de Haití con nuestros departamentos de ultramar en Antillas y Guyana", a la radio France-Inter.

Francia gobernó lo que es Haití durante el siglo XVIII hasta que el país se transformó en la primera nación independiente de América Latina, y uno de sus presidentes, Henri Petion, ayudó al Libertador Simón Bolívar.

Sin embargo, el secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, respondió que "actualmente no hay entusiasmo" en la comunidad internacional para enviar una fuerza internacional para restablecer el orden. El embajador en Puerto Príncipe, James Foley, dijo que Washington "no reconocerá en Haití un gobierno que tome el poder el poder por la fuerza" .

La embajadora de Haití en Cuba, Marie Andrine Constant, dijo que su gobierno prefiere la participación de una fuerza policial de la OEA en su país.

La rebelión se propagó ayer a la ciudad de Hinche, en el centro del país, donde opositores a Jean-Bertrand Aristide mataron al jefe de policía y dos guardaespaldas, incendiaron la comisaría y liberaron presos.

"Controlamos la ciudad", afirmó un soldado que se presentó como "el sargento Jean Baptiste" que lideraba a una veintena de hombres con uniformes camuflados, cascos y armas. El asalto a Hinche, una localidad de 87.000 habitantes en el centro del país, llevó la cifra de muertos a más de 56 desde el 5 de febrero, cuando un grupo armado rebelde tomó la ciudad de Gonaives, en el norte del país.

Ese poblado estratégico de unos 200.000 habitantes -la cuarta ciudad del país- sigue en manos de los insurgentes, apoyados por la llegada de grupos paramilitares de la ex dictadura de Raoul Cedras.

Los insurgentes armados y una oposición civil pacífica que protesta desde hace meses en Puerto Príncipe reclaman la renuncia del presidente Jean Bertrand Aristide. Sin embargo, el mandatario está decidido a mantenerse en el cargo hasta terminar su mandato en febrero de 2006.

Nota asociada: Un país dividido entre los 'caníbales' y un terco Aristide 1 Ex golpistas en escena  

Nota asociada: Un país dividido entre los 'caníbales' y un terco Aristide 1 Ex golpistas en escena  


Comentarios


Caos en Haití: el gobierno pide ayuda internacional