#QuedateEnCasa Cómo hacer trámites desde casa

Caso Solano: los policías acusados dicen que fueron al boliche pero “estaba todo tranquilo”

En el tramo final del juicio, los imputados están dando sus versiones de lo ocurrido. El martes arrancarán los alegatos.



1
#

Sandro Berthe(Foto: Emiliana Cantera )

2
#

Diego Vicente Cuello.(Foto: Emiliana Cantera )

3
#

Pablo Andrés Albarrán Cárcamo.(Foto: Emiliana Cantera )

Esta mañana, en el marco de una nueva audiencia en el juicio por el Caso Solano, declararon los policías acusados. Los tres que reconocieron haber visto al joven salteño la noche que desapareció, porque iban en el patrullero que llamaron desde el boliche Macuba, coincidieron en que sólo lo vieron de lejos, que no tuvieron contacto con él y que regresaron a la comisaría de Choele sin haber intervenido. El resto negaron haber estado en el lugar y dijeron que esa noche cenaron y estuvieron con sus familias.

Los policías pusieron como condición no responder preguntas de la fiscalía y la querella. Las declaraciones fueron encabezadas por el abogado particular Pablo Iribarren.

El primero en dar su testimonio fue Sandro Berthe. Dijo que la noche que desapareció Solano, él no trabajo porque había cambiado el adicional en el boliche Macuba, donde el joven Salteño había estado la noche previa a desaparecer, con otro policía de apellido Toledo.

Te puede interesar: Caso Solano: demoraron a una testigo por supuesto falso testimonio

También declaró Diego Vicente Cuello, quien dijo que la noche de la desaparición de Solano, estaba de guardia y lo llamaron del boliche Macuba porque había un incidente con un muchacho, al que asistió con tres compañeros.

Destacó que al llegar ni alcanzaron a bajarse de la camioneta EcoSport en la que iban, ya que uno de los adicionales que estaba en el boliche, de apellido Echegaray, les dijo que estaba todo tranquilo y que sólo habían sacado a un muchacho por hacer lío pero que no era nada grave. Por ese motivo decidieron volver a la comisaría.

También dijo que el oficial de guardia, que es el que debe anotar todos los movimientos de los policías como ingresos, egresos y desempeño, se encontraba durmiendo cuando ellos salieron al boliche.

Otro de los imputados, Pablo Albarrán Cárcamo coincidió con el relato anterior: que fueron al boliche pero que ni se bajaron de la camioneta porque estaba todo tranquilo, se volvieron a la comisaría y que el chico estaba solo en la esquina del boliche. Además recordó que los policías que estaban de adicionales en el boliche le dijeron que el muchacho les había dicho que era de Lamarque y tenía dinero para regresar.

Contó que se enteró de que un joven había desaparecido, y coincidía con el que habían visto afuera del boliche, el lunes siguiente en la comisaría.

Tras un cuarto intermedio, Pablo Roberto Quidel, el tercer policía que iba en el patrullero rumbo al boliche, coincidió con sus dos compañeros anteriores. Dijo que cuando llegaron, les dijeron que no era nada grave, y se volvieron a la comisaría.

Héctor César Martínez, Pablo Federico Bender y Juan Francisco Barrera, negaron haber estado esa noche en el boliche, y que cenaron y se quedaron con sus respectivas familias.

El próximo martes se iniciarán los alegatos, que seguramente se extenderán varias jornadas porque deben hacerlo la fiscalía, la querella y los defensores de los siete imputados.

Los policías acusados son:

*Sandro Gabriel Berthe, Pablo Federico Bender y Juan Francisco Barrera, presuntos coautores del delito de desaparición forzada de personas en concurso real con vejaciones.

* Pablo Andrés Albarrán Cárcamo, Pablo Roberto Quidel y Diego Vicente Cuello, presuntos partícipes primarios en el delito de desaparición forzada de personas, en concurso ideal con el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público.

* Héctor César Martínez, presunto partícipe secundario en los delitos de desaparición forzada de personas en concurso real con vejaciones, y en grado de autor por los delitos de abuso de autoridad, en concurso ideal con falsedad ideológica.


Comentarios


Caso Solano: los policías acusados dicen que fueron al boliche pero “estaba todo tranquilo”