La Patagonia es la región de la Argentina con más casos de afectados por la intoxicación por monóxido de carbono

Tras hacer un análisis de los datos de 2019 y hasta mayo de 2024 , el Ministerio de Salud de la Nación informó que el 38,5% de los afectados por ese gas que no tiene olor, color ni sabor residían en la región del sur.

Las provincias de Neuquén, Chubut y Tierra del Fuego son las que concentran el mayor número de intoxicaciones. Este año, al cierre del análisis, se habían registrado 90 casos en Neuquén y 8 casos en Río Negro.  

El monóxido de carbono es llamado “asesino invisible” porque sus características hacen que no irrite los ojos ni la nariz. Entonces, las personas quedan expuestas y no tienen reacción de defensa. Así se genera el proceso de intoxicación por inhalación. En diálogo con Diario RIO NEGRO, Cecilia Miranda, directora general de epidemiologia del Ministerio de Salud de Neuquén, explicó que en Patagonia las temperaturas son más bajas en otras regiones del país y eso hace que la población use más calefacción. De esta manera, si no se toman precauciones, las personas quedan en mayor riesgo de exponerse a la inhalación del monóxido de carbono.  

A nivel nacional, se sabe que las estufas a gas es la fuente más frecuente de exposición. “El monóxido de carbono se genera por la combustión incompleta de carbón, gasolina, kerosén, petróleo, gas  domiciliario o de garrafa con propano y madera”, explicó Miranda.  

Hay diferentes actividades humanas que pueden generar entonces la emisión del gas, como el uso de cortadoras de césped, motosierras, parrillas y braseros de carbón de leña utilizados para calentar las habitaciones al dormir o cocinar, los sistemas de calefacción portátiles o para interiores sin tiro balanceado, y los calefones, termotanques, calderas y otros calentadores de agua que utilicen gas.  

El problema empieza cuando el monóxido de carbono ingresa al organismo a través de las vías respiratorias. Reduce la capacidad de la sangre para transportar oxígeno. Y la falta de oxígeno afecta principalmente al cerebro y al corazón. 

La inhalación del gas inodoro pasa desapercibida. Pero afecta al organismo humano y puede generar la muerte / Crédito Matías Subat

La toxicidad varía de una persona a otra, pero quienes están en mayor riesgo son los fetos durante el embarazo, los recién nacidos y niños pequeños, ancianos, personas con enfermedad cardíaca, pulmonar o anemia, personas en grandes altitudes y fumadores. 

Las medidas para evitar intoxicaciones por monóxido de carbono son:  

Controlar el estado de las instalaciones y el buen funcionamiento de los artefactos y mantener los ambientes bien ventilados de los hogares y de los edificios como las escuelas, que deben recibir inspecciones de seguridad periódicamente. 

– También hay que incorporar dispositivos de seguridad en los artefactos de gas y hacer una revisión periódica de los artefactos a gas por personal matriculado  

– Si se encienden brasas o llamas de cualquier tipo, no hay que dormir cuando están encendidas. No se deben mantener recipientes con agua sobre la estufa, cocina u otra fuente de calor. Nunca instalar calefactores o termotanques en el baño. 


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora