Cinco libros y cinco películas para viajar desde casa

Para ponerle onda a la cuarentena, nada mejor que devorar kilómetros con maravillas de la literatura y el séptimo arte. Aquí te ofrecemos una primera selección para que puedas viajar desde tu hogar con personajes reales y de ficción. Contanos qué te parecen. La semana próxima volveremos con más.



Cuentos de los años felices, de Osvaldo Soriano

La pluma deliciosa del inolvidable Gordo te lleva de paseo por el Alto Valle que supo recorrer cuando soñaba ser goleador en Cipolletti antes que best seller. Lo describe tan bien que te parece estar en las bardas, los caminos de tierra, las canchas, el secundario. Pero, sobre todo, aquí y en otros rincones que transitó con su padre empleado público, narra su entrañable relación con él. ¿Pasó todo lo que cuenta? El Gordo escribió que sí, como dijo aquel personaje de Discépolo: “Hijo, si vos lo soñaste, yo lo viví”. Semblanzas con aspectos desconocidos de nuestros próceres y el fútbol como excusa para hablar de la vida completan un viaje literario que vale la pena hacer.


Cenar a las tantas, de Paul Richarson

Con un largo subtítulo (Viajes de un inglés a las gastronomías de España) el autor se empeña en mostrar a sus compatriotas británicos que la península ibérica tiene mucho más para ofrecer que los estereotipos de la paella y la sangría. Y para eso se interna en los secretos de la cocina popular y la de autor y sus productos icónicos (entre ellos el aceite y el pimentón). Divide su trabajo en tres partes (Costa, Tierra adentro y Ciudad) en un viaje que resulta inspirador para imaginar platos en estos tiempos de encierro.


Cinco viajes al infierno, de Martha Gellhorn

Martha Gellhorn fue una apasionada periodista que un día se hartó de la prepotencia y de ser solo la mujer de Ernest Hemingway y lo dejó tras cinco años de matrimonio para escribir su propia historia. Pionera entre las corresponsales de guerra, entre otros títulos, alumbró el que recomendamos ahora, que recopila cinco de sus “mejores peores viajes”. Transcurren en África, China, la rusa soviética y el Caribe. “Nada mejor que la supervivencia para la autoestima”, era su frase de cabecera.


En la Patagonia, de Bruce Chatwin

El viaje en los años 70 de este autor inglés que publicó en un libro en 1977, con los años se transformó en un clásico de la literatura de viajes. El estilo filoso y seco de Chatwin también echaba mano del recurso de ficcionalizar hechos con personajes reales, lo que le valió críticas que solía refutar con esta frase: “no cuento medias verdades sino una verdad y media”. Aún así, su libro, el que lo lanzó a la fama con la Patagonia como escenario, es atrapante y vale la pena viajar de la mano de su narración.


Por el mar de Cortés, de John Steinbeck

En marzo de 1940, mientras Europa se desangraba en la Segunda Guerra, John Steinbeck y su amigo Ed Doc Ricketts (biólogo marino) se subieron a un barco sardinero para cumplir con un viejo sueño: navegar durante un mes y medio desde la bahía de Monterrey hacia el sur, bordeando la península de Baja California, hasta entrar en el llamado mar de Cortés, que por entonces pocos conocían. El diario de a bordo se convirtió en un espectacular relato sobre el golfo de California.


Y estas son las películas para viajar desde la pantalla

Fuga a la medianoche, de Martin Brest

Un duro cazarrecompensas (Robert de Niro) debe atrapar y llevar desde Nueva York a Los Ángeles a un astuto contador (Charles Grodin) que ha robado 15 millones a una banda mafiosa de Las Vegas y los destina a la caridad. Pero el contador aduce que tiene pánico a volar y se inicia así un espectacular cruce del país de este a oeste: mientras la trama se vuelve cada vez más apasionante y los dos personajes que los unen más cosas de las que los separan, los paisajes de los estados que atraviesa se convierten en el escenario de una travesía inolvidable.


El expreso de Chicago, de Arthur Hillel

Una dupla maravilosa (Gene Wilder y Richard Pryor) unida en un train trip filmado en 1976 que recaudó entonces u$s 51 millones. La trama une a estos dos estupendos actores en un trhiller a bordo de un icónico tren de los Estados Unidos, en una aventura que recorre el país de Los Ángeles a Chicago cuando un editor de libros cree ser testigo de un crimen. Comienza a investigar y solo logrará que el asesino lo persiga a él, que recibirá la ayuda de un carismático ladrón en una persecución que se ganó un lugar en la historia del cine.


Polvareda de un trovero, de Néstor Ruggeri

La historia de don Saúl Huenchul, el gran payador de la Patagonia, en un largometraje documental estrenado en Youtube hace tres meses, donde ya superó las 209 mil visualizaciones. Una maravilla producida por el Instituto Universitario Patagónico de las Artes con sus cámaras que se hacen invisibles para seguirlo en las giras por la región y en sus rutinas en su puesto en el sur pampeano y captar la esencia de este artista libertario que un día se decidió a ponerle letra y música a la vida en el campo.


Paris, Texas: el viaje en busca de la verdadera identidad

Hay personas que viajan solas buscando libertad, un respiro, escapar de las responsabilidades. Por todo eso lo hace Travis, el protagonista (juego de palabras con travel). Y es el telón de fondo que utiliza Win Wenders, junto a la quietud y el silencio del paisaje texano (que contrapone a la agobiante Los Ángeles) y la música de Ry Cooder para hablar de lo que realmente le interesa: la búsqueda interna del personaje, el hallazgo de su propia identidad, la reconstrucción de una familia que abandonó cuatro años atrás.
No lo dudes: acompañá a Travis en su viaje indispensable.


Reto a muerte, la brillante ópera prima de Steven Spielberg

¿Viste el tercer episodio de Relatos Salvajes, aquél donde Sbaraglia maneja un lujoso auto y tiene un enfrentamiento a muerte con el conductor de un destartalado Peugeot 504 a lo largo de la ruta 9? Bueno, Steven Spielberg hizo lo mismo 40 años atrás: en su brillante ópera prima convierte los paisajes de una ruta desértica al sur de Estados Unidos en un campo de batalla. Un camionero, enojado porque lo sobrepasaron, intentará acabar con la vida de David Mann. Spielberg transforma una road movie en el peor viaje que podrías imaginar… y que no podés dejar de ver.


Comentarios


Cinco libros y cinco películas para viajar desde casa