Club de Regatas, los campeones del remo

La institución, que cumple 53 años, ha sido semillero de deportistas destacados a nivel nacional e internacional.



#

Las jornadas de entrenamiento son intensas y se aprende a trabajar en equipo.

Tres jóvenes que ya son deportistas de élite, fueron convocados a la selección argentina y se preparan para viajar en pocos días al Sudamericano de Chile.

Un equipo de competición que cumple con entrenamientos de tres horas diarias, seis veces a la semana, y que tiene todo para sostener en alto la mejor tradición del remo barilochense.

Una escuelita con chicos de 6 a 14 años que recién se inician en el deporte y un grupo de remo adaptado que sorprende a todos.

El Club de Regatas Bariloche, en el brazo Campanario del lago Nahuel Huapi, no sólo es uno de los principales semilleros de remeros del interior del país. Según sus propios dirigentes, “es también un espacio de formación en lo humano, que cumple una importante función social”.

El club cumple dentro de poco 53 años y de sus equipos formaron parte numerosos deportistas que se destacaron en el país y en el exterior. Guillermo Pfaab, María Julia Garisoaín, Joaquín Iwan, Carolina Schiffmacher, Ayelén Vegas, Diderik Lamuniére y Agustín Dalla Cía son algunos de los más destacados. Pancho Pfaab llegó a ser tercero en un mundial y desde hace años es entrenador de la selección.

En la misma ruta transitan hoy Franco Dalfarra, Lucía Embrioni y Juan Huenchul, quienes entrenan por estos días en Buenos Aires para representar al país en el Sudamericano juvenil que se disputará el 20 de abril en Curauma, Chile.

Mientras brindaba seguridad desde una pequeña lancha a los chicos de la escuelita, el último sábado, Stuke explicó que el Club “es chico en relación con otros de Buenos Aires, y eso permite tener una relación distinta, lo cual es importante para los jóvenes”.

Señaló que el remo es un deporte completo, “porque pone en juego los tres grupos musculares: brazos, piernas y espalda, para transmitir la fuerza al extremo de una palanca”. Pero además de la capacidad física demanda mucha constancia y aptitudes para el trabajo en equipo.

Stuke dijo que más allá de los logros deportivos el club pudo crecer en infraestructura gracias al esfuerzo conjunto “de toda la comunidad” y los aportes de muchos ex corredores. Ahora el proyecto principal es un gimnasio, que está en plena ejecución.

Otra dirigente, Viviana Gelain, destacó que los remeros de esta ciudad son reconocidos en todo el país porque se forman en condiciones difíciles, entrenan con viento, con frío y éso les da un plus importante.

Actualmente son no menos de un centenar los chicos que reman regularmente en el Club, a los que hay que sumar el grupo de adultos y los socios que concurren en forma recreativa.

“El Club no es excluyente, recibe a todos -explicó Stuke-. La cuota mensual es de 600 pesos, pero cuando hay casos en los que no pueden pagar se los beca”.

Las embarcaciones también son un capital importante, porque las aporta la institución. Un bote de entrenamiento sale 2.000 dólares y uno de competición puede costar unos 9.000.

“Hay remeros que alcanzan gran nivel y otros no tanto. Pero el temple, la constancia y el trabajo en equipo es algo que le queda a todos”,

comentó Raúl Stuke, uno de los dirigentes del club.

Datos

“Hay remeros que alcanzan gran nivel y otros no tanto. Pero el temple, la constancia y el trabajo en equipo es algo que le queda a todos”,

Comentarios


Club de Regatas, los campeones del remo