Cómo fue el accidente del kayakista en el lago Nahuel Huapi

Prefectura asegura que la embarcación en la que navegaba ayer, con el fuerte viento, no es recomendable en la región. El Consulado Británico ya tomó intervención en el caso para brindar asistencia.



La restricción para navegar es para los puertos del lago Nahuel Huapi. Archivo

La restricción para navegar es para los puertos del lago Nahuel Huapi. Archivo

El turista inglés, Thomas David Mckendrick Warden, que navegaba en una embarcación inflable el lago Nahuel Huapi, en dirección a Bariloche, en un día de intenso viento, sigue sin aparecer.

Ayer, minutos después de las 10, alguien golpeó con fuerza en la puerta y después en la ventana. “¡Mi novio se ahoga!”, gritó una mujer que estaba afuera de la casa en Península San Pedro, en un español algo atravesado. El cielo estaba nublado y las ráfagas de viento, cada vez más fuertes.

El lunes pasado una pareja de turistas ingleses partió de Villa La Angostura hacia Isla Victoria en dos kayaks inflables, con una bicicleta, equipaje y varios elementos de acampe. Pasaron la noche en una playa de la isla y esta mañana, repitieron la aventura con destino a Bariloche.

Eran alrededor de las 8, el mismo horario en que Prefectura disponía el cierre del puerto para actividades náuticas debido a los fuertes vientos que soplaban a una velocidad de 50 kilómetros por hora.

Casi a mitad de camino, las olas dieron vuelta ambas embarcaciones en el lago Nahuel Huapi. Con extrema dificultad, la mujer de 35 años logró volver a subirse al kayak. Cuando estuvo a salvo, miró hacia su alrededor pero su pareja ya no estaba.

Buzos de Prefectura Naval hicieron varias inmersiones en busca del kayakista sin poder ubicarlo en el lago Nahuel Huapi. (Foto: Gentileza)

Con desesperación, logró llegar a la costa más cercana para pedir ayuda. Subió por un embarcadero de madera y trepó por un camino de ripio unos 150 metros hasta encontrar una casa donde pidió ayuda.

“Contó que se le dio vuelta el kayak por el kilómetro 23. Su novio tenía un salvadidas inflable de resguardo pero de esos que se pinchan. Ella no pudo volver atrás para rescatarlo y empezó a remar rápido hacia la costa desesperada para buscar ayuda. Apareció acá”, relató Silvina Palenque, la propietaria de la casa.

Contó que su esposo, junto a otro hombre que estaba en la vivienda y la inglesa comenzaron a rastrillar la zona con una lancha. Pero al cabo de unos minutos, la mujer estaba con mucho frío y decidieron regresarla a la casa “Antumalal”.

“La bajaron acá, la metieron en un vehículo de paramédicos con calefacción, le dimos té, ella se cambió de ropa y la arropamos hasta que se la llevó la Prefectura”, explicó la mujer.

La inglesa apenas hablaba español. Y constantemente, se repetía en estado de shock: “Qué mala decisión”. “Todo el tiempo preguntaba: ‘Lo siguen buscando, ¿no?´. Mi marido volvió a rastrillar hasta que la búsqueda quedó a cargo de la Prefectura. Había tanto viento que tuvo que atracar en un puerto más calmo y yo lo fui a buscar”, dijo Palenque.

Prefectura emprendió la búsqueda del inglés de 34 años con un equipo de buzos y dos embarcaciones. Si bien en un primer momento el rastrillaje se centró en el brazo de la Península San Pedro hasta Isla Victoria, advirtieron que el radio se irá ampliando en la medida en que “las condiciones meteorológias así lo permitan”.

A metros del embarcadero a donde llegó la joven para pedir auxilio, los prefectos encontraron la gorra del hombre. En otro sector de la península, a 1500 metros de la costa, hallaron el kayak gris.

Fuentes de la fuerza, recalcaron que “este tipo de embarcaciones -Daki- no son recomendables ya que al ser inflables, no tienen mucho peso y cualquier ola puede darlos vuelta”.

El hombre desaparecido en el lago es de Brighton pero vivía junto a su pareja en Kendal, al sur de Inglaterra. El Consulado Británico ya tomó intervención en el caso para brindar asistencia.


Comentarios


Cómo fue el accidente del kayakista en el lago Nahuel Huapi