Cómo preparar al perro para una larga caminata

Hay que considerar, entre otras cosas, el estado físico del animal, su tamaño y edad.



#

Cómo preparar al perro para una larga caminata

Para muchas personas el perro es un compañero inseparable, incluso durante las vacaciones. Sin embargo llevar al perro a una larga caminata requiere preparación.

Los dueños deben planificar la ruta cuidadosamente y adaptarla al estado físico del animal. Por supuesto, el perro ya debe contar con ciertas condiciones previas para aventurarse en el senderismo, señalan expertos.

Debe estar bien físicamente y no tener problemas en las articulaciones. También es ventajoso que el perro esté acostumbrado a realizar paseos largos, que camine sin problemas con una correa y que obedezca las órdenes de su amo.

Si se trata de un perro que no suele ser muy activo es conveniente realizar antes de la excursión un entrenamiento, por ejemplo recorriendo distancias más largas que las habituales. También pasear en bicicleta junto al can entrena su condición física.

Dos días antes de la salida el perro debe descansar y conservar las fuerzas. Los descansos dependen de la distancia de la ruta. Se sugiere que en un recorrido de seis horas debería haber dos descansos de media hora. Si el paseo es de solo dos o tres horas hay que hacer una sola pausa de media hora.

En el caso de que se trate de un perro muy pequeño y de patas cortas es aconsejable llevar una mochila de transporte, similar a un portabebé, para que el animal pueda descansar durante una corta distancia.

Además, es necesario llevar un cuenco y agua e incluso una pequeña ración de alimento, dependiendo de la distancia de recorrido. En el equipaje hay que incluir un arnés y una correa resistente, así como un botiquín de primeros auxilios. También es práctico colocarle al perro un rastreador GPS en el collar por si se pierde.

Hay que tener en cuenta que la edad de la mascota también es un factor decisivo. Antes del año, el senderismo no es indicado para los tendones y las articulaciones. Esto puede causarle al perro una osteoartritis temprana.

Pero también un perro sano adulto puede tener problemas con la circulación durante una travesía. Una buena prueba es verificar el color de las encías. ¿Cómo es esto?, se levantan los labios y se presiona sobre las encías durante un breve período de tiempo. Si al dejar de presionar la zona permanece blanca significa que el perro tiene un problema circulatorio. En ese caso, lo indicado es sacar al animal del sol, ofrecerle agua y comida y que descanse un rato.

Los dueños deben saber que a menudo el perro va más allá de su límite. Por lo tanto, hay que cuidar que no se exceda, se advierte.

Fuente: DPA


Comentarios


Cómo preparar al perro para una larga caminata