Con la nieve y un aumento de los vuelos, estiman una ocupación del 40% en Bariloche

Bariloche pasó de 4 o 5 vuelos diarios a 80 semanales, con tarifas "contenidas", aseguraron las autoridades.

Una oportuna nevada cubrió desde la mañana de ayer la base del cerro Catedral y aportó el marco ideal para el acto de apertura de la temporada, que se cumplió por la tarde con la presencia de autoridades del municipio, de la provincia, empresarios turísticos y trabajadores del centro invernal. 

“Queríamos arrancar así y por suerte se dio este marco maravilloso” dijo la ministra de Turismo Marta Vélez. Aseguró que en los últimos días hubo una suba considerable de reservas de alojamiento, alentadas entre otros factores por “las certezas con el transporte aéreo”, que empezaron a asegurar las compañías.

Y dijo que sumar a eso “la certeza de la nieve”, esperada con ansiedad por residentes y turistas, es lo mejor que podía pasarle a Bariloche. Vélez encabezó el simbólico corte de cintas al pie de las pistas en Catedral junto al jefe de policía Osvaldo Tellería y el jefe de Gabinete municipal, Marcos Barberis.

No estuvo la gobernadora Arabela Carreras (a pesar de algún anuncio previo) y tampoco el intendente Gustavo Gennuso, quien viajó al Alto Valle para promocionar la Fiesta de la Nieve, que está programada para el último fin de semana de julio. 

En paralelo con Catedral, también abrió ayer formalmente su temporada el centro de esquí Perito Moreno, en El Bolsón, aunque el acto inaugural se suspendió por mal tiempo. Vélez le dijo a este diario que está todo listo y los protocolos ajustados para ofrecerle al turista “una temporada cuidada” en relación con la pandemia. 

Señaló que no será un invierno a pleno, como los que vivió la ciudad hasta 2019, porque está cerrado el turismo extranjero y también los viajes en grupos. Pero estimó que una ocupación dentro de lo esperable rondaría en promedio “entre el 40 y el 50%”. 

El punteo de datos entre los operadores turísticos indicaba ayer que las consultas son permanentes, las reservas no tantas y que “agosto pinta mejor que julio”. Esto en razón de que “la gente prefiere esperar, analiza mucho, y decide a último momento”. Que pasen algunas semanas para que se estabilicen las condiciones sanitarias y avance la vacunación asoma como un factor decisivo, lo mismo que la nieve, que suele demorarse y recién estaría garantizada para fines de julio. 

La precipitación de ayer generó gran entusiasmo entre los cientos de visitantes que se volcaron a disfrutar las pistas de principiantes en la base, donde hubo clases de esquí y de snowboard y muchos chicos con trineos. Además, las fotos y videos con el cerro nevado que ya empezaron a circular por las redes tienen un efecto “empuje” instantáneo, según ya tienen calibrado los empresarios del sector. 

La ansiedad es mucha porque Catedral hace casi dos años que no recibe turismo esquiador (muy valorado por su poder de gasto), ya que el año pasado el cerro solo abrió para público local. 

El presidente de la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica, Claudio Roccatagliata, dijo que tienen la expectativa de que esta nevada actúe como “empujoncito” para los indecisos. Consideró que la actividad está encaminada a dejar atrás los vaivenes de cierres y aperturas y marcha hacia “la normalización, que no va a ser total, pero será muy beneficiosa para la ciudad”. 

Aseguró que la hotelería va a estar abierta en su gran mayoría (algunos se preparan para hacerlo en los próximos días), con la única excepción de los establecimientos que trabajan con turismo estudiantil. Indicó que las tarifas casi no tuvieron cambios respecto del verano y están “muy competitivas”. 

Según Roccatagliata, “es posible que en el balance final julio no sea tan bueno como agosto, porque si bien en la segunda quincena va a haber mucha gente, este mes arrancó en los primeros días con un piso de ocupación bajo, no más del 8%. En cambio agosto puede resultar mejor porque es más parejo, ya tiene muchas reservas y el piso va a ser más alto”.

El liderazgo de Bariloche 

La ministra Vélez dijo que también que las tarifas están contenidas y se manejan por estricto imperio de la oferta y la demanda.

Aseguró que Bariloche tiene la ventaja de ofrecer “una variedad muy grande, con hostels, cabañas y hoteles de todas las categorías”, lo cual la identifica de otros destinos. Lo mismo ocurre con la gastronomía. “Y estos servicios -agregó la ministra-, montados en torno al centro de esquí más más importante de Sudamérica”. 

También señaló que la ciudad es el principal atractivo invernal del país gracias a su conectividad aérea y a su condición de “nodo” de distribución, ya que ofrece la posibilidad de hacer base aquí para visitar Catedral, La Angostura, El Bolsón, hacer excursiones lacustres y recorrer toda la zona cordillerana. 

Dijo que hasta hace unos días Bariloche tenía no más de 4 ó 5 vuelos diarios, pero ahora la demanda se multiplicó y “las compañías ya garantizan 80 vuelos semanales”, lo cual genera “confianza” en el turista. 

El jefe de Gabinete Barberis también destacó el valor de la conectividad aérea y de la primera nevada porque “las fotos empiezan a rodar por el país”, generan decisiones de viaje y “son garantía de turismo y de trabajo”.

Un paisaje nuevo 

Muchas sonrisas, gestos maravillados y guerras de bolas de nieve pudieron observarse ayer en Catedral, mientras la fina nevada cubría las calles y comercios de la base. El paisaje se transformó respecto de los días anteriores, cuando dominaban el asfalto, las piedras y los techos desnudos.

La nieve ayudó a templar los ánimos pero aun todavía no alcanza para habilitar las pistas de esquí. Desde la empresa Catedral Alta Patagonia señalaron que hasta ayer por la tarde se habían acumulado unos 20 centímetros de nieve seca en el tercio superior de la montaña, que sirven para “hacer base” y avanzar con las tareas de pisado, pero hacen falta más precipitaciones (al menos 60 centímetros) para abrir al público esquiador. 

La única opción por ahora es disfrutar del “play park” de la base, ideal para esquiadores y snowboardistas principiantes, donde el manto blanco se refuerza con los cañones de nieve artificial. 

Alcides y Romina, una pareja de cordobeses, no pararon de sacarse fotos con una amiga barilochense que los acompañó en su primer día en Catedral. Romina dijo estar “emocionada” por el debut en la nieve, aunque ambos aclararon que estuvieron también en Circuito Chico,  disfrutaron de los paisajes lacustres y les gusta “todo” de Bariloche. Llegaron por una semana y tienen pensado conocer también El Bolsón, donde les recomendaron el Cajón del Azul. 

Entre los comerciantes del cerro reina una cautela contenida, a la espera de que comiencen las vacaciones en Buenos Aires y la nieve desate la llegada de esquiadores.

El alojamiento en Catedral está con muy buen nivel de ocupación, pero la falta de nieve funciona como un freno de mano, al igual que en años anteriores.

Martín Saccomano, encargado del rental y venta de esquís Fischer Patagonia, dijo que “el esquiador sabe todo, ve los pronósticos, está muy informado, y hasta que no haya nieve no viene”. Ese público recién estaría garantizado para agosto.

Mientras tanto el cerro se puebla de familias atraídas por “la experiencia del esquí” y muchos se deciden a tomar su primera clase. “Gente hay mucha, de hecho anoche veías un montón buscando dónde comer acá en la base y no hay muchos lugares abiertos todavía”, reconoció Saccomano. 

Dijo que el año pasado trabajaron “más de lo esperado”, con ventas y no tanto con alquileres, y una clientela exclusivamente local.

“Este año no sabemos lo que va a pasar, porque no hay pronósticos de nieve para los próximos siete o diez días. Estamos con el 50% del personal y veremos. Las consultas no paran, esperemos que empiece el movimiento”.


Comentarios


Con la nieve y un aumento de los vuelos, estiman una ocupación del 40% en Bariloche