Conflicto entre Telefónica y Bariloche: intentan suavizar la discusión



El cierre es “momentáneo” pero genera inconvenientes. Foto: Alfredo Leiva

A un mes de la clausura del centro de atención en Telefónica en la calle Mitre al 400, la oficina continúa cerrada y, el municipio con los teléfonos cortados.

“Local cerrado momentáneamente”, advierte un cartel en letras mayúsculas. “Venía a pagar y me había enterado de la clausura pero supuse que ya estaría todo solucionado. Ahora, voy a ver a dónde pago; siempre lo hice acá”, dijo Natalí Silveira, una usuaria al llegar a la oficina y encontrarse con que seguía cerrada.

“Siempre los damnificados somos nosotros”, protestó Omar Ampuero, otro usuario.

Un mes después, tanto la empresa como el municipio intentan suavizar la discusión.

“Hay un diálogo bastante fluido con la intendencia. En realidad, el diálogo nunca se interrumpió más allá de las acciones que se tomaron de una parte y de la otra”, sintetizó Pablo de Santis, prensa de Telefónica Movistar.

“Estamos esperando que las conversaciones avancen. Estos procesos son difíciles de planificar en el tiempo. Aspiramos a que se resuelva rápido porque hay clientes detrás que necesitan su centro de atención”, dijo.

La pugna comenzó el 11 de abril cuando la compañía cortó el servicio de telefonía fija, móvil e internet en todo el municipio por falta de pago. “El municipio sorteó ese escollo con un proveedor local que hoy brinda un servicio superior. El servicio que teníamos antes era deficiente. Ahora abastecemos al 60% de los edificios municipales con fibra óptica. Telefónica ofrecía todo por aire y con cable”, admitió el secretario de Hacienda de Bariloche, Diego Quintana.

Cuando surgió el conflicto, el intendente Gustavo Gennuso argumentó “una compensación de deuda” a favor del municipio. La empresa, en cambio, objetó la ordenanza que regula la instalación de antenas aprobada en 2016 y con un fallo a favor de no innovar, desconoció las multas aplicadas.

“Hoy el municipio tiene un crédito a favor que supera los 4 millones de pesos. Estamos conciliando con la firma, depurando números para llegar a un número final”, indicó Quintana y agregó: “Estamos peleando en los mejores términos. Ellos pretenden que el municipio habilite el despliegue de fibra óptica en la ciudad. No estamos negados siempre y cuando reconozcan la situación completa”.

Quintana fue terminante: “Si no saldan la deuda, no tendrán la habilitación de ningún establecimiento en la ciudad. Así como exigimos a cualquier mercería, almacén que no tengan deuda, no podemos exceptuar de esa condición a Telefónica. La deuda está cargada y es legitima”.

Agencia: Bariloche


Comentarios


Conflicto entre Telefónica y Bariloche: intentan suavizar la discusión