Convulsionado, México recibe a la Cumbre Iberoamericana

Seguimos siendo el continente más desigual del mundo. (...) Por eso esta apuesta por la cultura, educación e innovación



#

El presidente mexicano con su par ecuatoriano Rafael Correa

AP

VERACRUZ.- Con las ausencias de los mandatarios de Argentina, Brasil y Venezuela, la XXIV Cumbre Iberoamericana arrancó ayer en Veracruz, este de México, en medio de la crisis del país anfitrión por la probable masacre de 43 estudiantes y la necesidad de este foro de refundarse. En la primera Cumbre Iberoamericana de Felipe de Borbón como rey de España, los mandatarios analizarán durante dos jornadas cómo relanzar este foro inaugurado en 1991 en Guadalajara que ha venido perdiendo influencia frente a nuevos organismos latinoamericanos como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur). El decaído interés en la región por esta cita quedó patente en la cumbre de Panamá de 2013, a la que sólo acudió la mitad de los 22 jefes de Estado, y se decidió que a partir de la cita de Veracruz se empiece a celebrar cada dos años. “Tenemos que cambiar porque América Latina es hoy distinta a la de 1991. Es una América Latina más fuerte, que ha bajado la pobreza” y ahora se necesita una “relación mas simétrica, más horizontal, con los países de la península ibérica”, dijo Rebeca Grynspan, la nueva secretaria general iberoamericana, en un evento previo. A la vez, “seguimos siendo el continente más desigual del mundo (…). Por eso esta apuesta por la cultura, educación e innovación”, los temas principales de la cumbre de Veracruz, subrayó Grynspan. Los trabajos comenzaron en la mañana de ayer en el puerto de Veracruz (400 kilómetros al este de Ciudad de México) con una reunión de cancilleres a puerta cerrada en la que aprobaron la declaración de la cumbre y comunicados sobre diversos temas, informó la cancillería mexicana, sin dar detalles. Aunque el gobierno mexicano ha recalcado que no es un tema de la agenda, alrededor de la cumbre planea la indignación nacional en México por el crimen de los 43 estudiantes desaparecidos en septiembre en Iguala (sur), probablemente masacrados por narcotraficantes y policías corruptos. Pese al gran despliegue de seguridad en Veracruz, una veintena de manifestantes logró colarse dentro del perímetro restringido de la cumbre portando camisetas negras con el número 42 y gritando consignas contra el presidente Enrique Peña Nieto. (AFP)

rebeca grysnpan Secretaria iberoamericana


Comentarios


Convulsionado, México recibe a la Cumbre Iberoamericana