Cortan, enrollan y huyen: nada detiene a los robacables en Río Negro

Buscan el cobre, generan daños millonarios y afectan a miles de usuarios. Mientras los reclamos crecen, no se salvan del daño las escuelas ni hospitales.

Operan de noche y en busca del cobre. Apoyan la escalera en el poste, cortan, enrollan y se van. Así operan en Río Negro los ladrones de cables, un delito descontrolado que se multiplicó con la pandemia y afecta a miles de clientes del servicio eléctrico, telefonía móvil, fija y televisión por cable, según el hilo que corten.

Unos 10.000 metros les robaron a Movistar-Telefónica en lo que va del año en toda la provincia, lo que afectó el servicio de comunicaciones de unos 3.000 clientes.

Desde la empresa Fibertel se indicó que utilizan fibra óptica, un cable sin valor comercial en el terreno delictivo. Sufren daños cuando los ladrones inexpertos confunden y cortan creyendo que tienen cobre.

A la eléctrica Edersa le hurtaron 5.000 metros en los últimos meses, lo que significa que unos 6.000 usuarios de distintas ciudades estuvieron sin luz por varias horas.

El hurto de cables es para hacerse del cobre que contienen. Lo venden en las chatarrerías de la región y reciben 600 pesos por kilo. El que le roban a Edersa también suelen ofrecérselo a mitad de precio a los electricistas que hacen instalaciones en zona de chacras o barrios alejados.

La mayoría de estas bandas actúan en los márgenes de las ciudades, caminos de chacras y tienen a maltraer a la brigada rural de la policía.

Los más audaces -según pudo conocer Río Negro- accionan de día y en zonas urbanas: se camuflan como operarios de alguna empresa y “se bajan” un tramo entero entre dos postes. Entre 20 y 50 metros en la mayoría de los casos.

Con la motosierra. Los ladrones cortaron un poste de media en un camino de chacras de Cinco Saltos. Se les complicó con los cables y huyeron.

Luego de cada robo viene el lamento de las empresas por las pérdidas millonarias; y también de los clientes, porque en la mayoría de los casos tardan mucho en reponerles el servicio.

Mientras los reclamos crecen, no se salvan del daño las escuelas ni hospitales.

Algunas cifras sirven para dimensionar el impacto de este delito en el que casi nunca dan con los autores.

Desde Movistar-Telefónica se informó a este diario que en lo que va del año tuvieron en Río Negro 64 robos de cables de cobre de su tendido aéreo, cifra que iguala el total de los que recibieron en todo el 2019.

El hurto incluyó muchas veces a los mismos postes que los sostienen. Y le implicaron a la compañía en ese período más de $ 11.700.000 en gastos de reparación y reposición de los insumos sustraídos y dañados, que totalizaron más de 10.000 metros de cables.

Una cuadrilla repone un tramo entre postes que fue robado. Las bandas operan en zona de chacras

Se registraron con mayor reincidencia en Roca, Allen, Cipolletti, Regina, Fernández Oro, Cinco Saltos y Barda del Medio.

Desde Fibertel señalaron que el mayor problema se da con el cable para telefonía fija, que es el que lleva más cobre y ellos no utilizan. “A veces se equivocan y cortan la fibra óptica nuestra, que no lleva ese metal y no les sirve para nada, pero igual nos hacen un daño gravísimo”, dijo una fuente de la empresa. A mediados de abril Roca estuvo sin internet y TV por cable un día entero por uno de esos hechos.

A la distribuidora de electricidad Edersa le robaron en Roca desde el 2020 a la fecha 1.100 metros de conductores preensamblados y hubo que reponer 11 postes en zona rural. El daño le costó a la empresa $ 1.000.000 y 110 horas de trabajo de operarios y contratistas.

Para dejar de ser un blanco fácil, la distribuidora de energía está cambiando los tendidos por cables de aluminio, ya que ese metal no es valorado en el mercado negro.

Uno de los daños más graves que sufrió Edersa sucedió a fines del 2020 en la zona de los puentes que unen Cipolletti y Neuquén. Fue por dos robos de miles de metros de redes de una línea subterránea de media tensión.

El primero ocurrió el 7 de diciembre, cuando se llevaron 2.000 metros de cable de media tensión de cobre de 240 mm2, de la red que salía de la estación transformadora Alto Valle y recorría el puente carretero. Reponerla costó $ 14.000.000.

El segundo fue a la salida del puente carretero (hacia Cipolletti). Los ladrones se alzaron con 100 metros de cable de aluminio de 300 mm2, con un costo de $ 2.200.000 pesos.

En jurisdicción de la sucursal Villa Regina de Edersa ya se robaron 1.100 metros de cables en 9 episodios ocurridos durante este año.

Sierra, pinza de corte, cuter y tijera para pelar los cables. Esos son elementos que encontró tirados hace poco una cuadrilla de Edersa. Fue debajo de una línea de media y en un camino de chacras de Regina . “Cortan, juntan y se rajan”, sintetizó el operario al describir la acción de los robacables.

En Mainqué se alzaron con un tramo de 40 metros de media tensión, lo que originó la salida de servicio de la planta de bombeo y que todos los vecinos se quedaran sin agua potable durante varias horas.

En Viedma, en el lote “Apel”, treparon por las “escaleritas” de la doble columna de media tensión y huyeron con 150 metros de cable de última generación.

Unos 20 usuarios de Catriel padecieron desde febrero del 2020 hasta la actualidad alrededor de 25 cortes ocasionados por hurtos de cable de cobre de una Línea de 10,4 KV en la zona del Yacimiento Petrolero Barranca de los Loros. Se informó que esa red es operada por la empresa Petróleos Sudamericanos.

“Los ladrones se exponen a grandes riesgos al manipular herramientas como palos y serruchos para ejecutar los robos, dado que las redes eléctricas son de 33.000, 10.400 y 380 Voltios, potencia fatal en caso de una mala maniobra”, explicaron los técnicos de Edersa.


No se salvan las escuelas ni el hospital


Las escuelas de zonas periféricas de Roca son blancos repetidos por el robo de cables que las deja sin conectividad. En muchos casos se encuentran mal iluminadas, no tienen sereno y los vecinos viven lejos del edificio como para denunciar el movimiento de los delincuentes que actúan de noche.

El jardín 53 del barrio Tiro de Roca hace un mes que está sin internet ni telefonía por el robo de cables. También le sustrajeron los reflectores, como señala una de las maestras. (Foto: Juan Thomes)

Así ocurrió en lo que va del año con los jardines de infantes de Chacra Monte, el Nº 33 y el 53 de Tiro Federal, cerca de la Alcaidia. También con las escuelas 323, 364 y la 38 de Stefenelli.

Sin servicio de internet ni telefonía, las docentes usan los datos de sus celulares para conectar con los niños. Exigen a Educación que les de respuesta, ya que que le siguen pagando a Telefónica pese a que no repone el servicio, además del costo personal por uso intenso de sus móviles.

El miércoles pasado le tocó al Hospital López Lima. Cuando el personal de las áreas de administración y de turnos llegaron a trabajar, se encontraron con que no funcionaban las lineas. Desde la empresa Teléfonica se les informó que habían sufrido el robo de cables.


Dónde denunciar


Movistar.- Los afectados por hechos delictivos deben llamar al 0-800-333-3433.

Enacom.- Los usuarios que no obtienen respuesta de las empresas para la reconexión de servicios deben radicar la denuncia en la página web del Ente Nacional de Comunicaciones o en rionegro@enacom.gob.ar


El riesgo de morir electrocutado


En el robo de cables los delincuentes corren riesgo de vida, según explican desde Edersa. ¿Por qué? “Siempre utilizan la misma metodología: los cortan con una sierra que atan a un puntal de álamo. Es una acción muy riesgosa porque se encuentran ante niveles de tensión alta y Edersa tiene equipos que frente a una falla, pueden reconectarse automáticamente, sin importar de que los delincuentes estén en contacto con el cable”, dijo uno de los ingenieros.

Si de peligros se trata, desde la empresa se citó el caso ocurrido en Colonia Marengo, cerca de Cinco Saltos. Allí los ladrones cortaron con una motosierra postes de media y baja tensión, dejaron sin servicio a usuarios de la zona rural pero no se llevaron el cable. “Posiblemente hayan recibido alguna descarga eléctrica, por eso no materializaron el robo”, indicó la fuente.

Cobre

$ 600
Lo que reciben por kilo del metal que venden en las chatearrerías de la región.

SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Cortan, enrollan y huyen: nada detiene a los robacables en Río Negro