Cortan la bolsa de alimentos a casi 1.300 pensionados



ROCA (AR).- En dos meses, cerca de 1.300 pensionados rionegrinos dejarán de recibir la bolsa de alimentos del plan Pro-bienestar del PAMI porque ya reciben un beneficio económico.

El recorte del plan Pro-bienestar, que en la provincia beneficia a 9.700 personas, afectará exactamente a 1.270 jubilados, el 30 por ciento de los afiliados al organismo previsional.

La decisión de interrumpir la entrega de alimentos se tomó luego de que un cruce de los registros revelara que estas personas eran beneficiarias de pensiones graciables no contributivas o de otros planes de ayuda social nacionales o provinciales. Esto, sumado a la iniciativa de racionalizar los gastos de la obra social en todos los sectores del país determinó que se quitara el beneficio.

El cruce de datos entre diferentes organismos oficiales de Nación y la provincia fue una mecánica anunciada meses atrás por diferentes autoridades, con el objetivo de conformar un padrón único de beneficiarios de los planes sociales. En conocimiento de que muchas personas recibían doble y hasta triple beneficio, se decidió establecer los controles, que ya muestran los resultados.

Sin embargo, en esta oportunidad no se anunció que los fondos otorgados injustamente vayan a repartirse entre más carenciados, por lo que la medida se encuadra más en una política de ajuste.

La bolsa de alimentos que se entrega una vez por mes a través del plan Pro-bienestar es un complejo alimentario que asegura a los jubilados una cobertura nutricional del 72 % de las calorías y del 83 % de las proteínas recomendadas por mes, que cuesta alrededor de 25 pesos e incluye pollo, leche, aceite, azúcar, arroz, flan y huevos.

Por estos días, el PAMI provincial se encuentra en tratativas con los distintos municipios rionegrinos para que puedan hacerse cargo ellos de las personas que dejarán de recibir los alimentos a partir de agosto.

"Están todos los municipios estudiando el tema", aseguró Ricardo Martín, sub-interventor de prestaciones sociales de la filial roquense del PAMI.

En Roca, el número de personas afectadas por esta decisión de PAMI nacional asciende a 220, aunque ya existe un "compromiso del gobierno municipal para asistirlas", desde la obra social de los jubilados y pensionados descreen que se pueda brindar una cobertura alimenticia similar a la que se venía ofreciendo desde PAMI (ver aparte).

El anuncio sobre el "compromiso" del municipio roquense lo realizó Raúl Sartor, secretario de Desarrollo Social, en una reunión realizada ayer entre representantes de un Centro de jubilados de la ciudad, del PAMI y de la comuna local. "Estamos discutiendo en el seno del Consejo Social, entre los que está la obra social, el hospital, el municipio, Acción Social, para ver cómo los vamos a absorber porque de ninguna manera van a quedar a la deriva", señaló el funcionario.

"Esto lo vamos a contener por cualquiera de las vías que tenemos disponible, pero también es cierto que estamos en condiciones de absorberlos si otra dependencia del municipio achica los gastos como para que puedan pasar a la órbita social", agregó Sartor.

Las comunas intentarán absorberlos

Desde la gerencia provincial del PAMI en Roca se reconoció que difícilmente los municipios rionegrinos puedan brindar una bolsa de alimentos tan completa como la entregada por el organismo previsional en todo el país.

"A pesar de los esfuerzos, nunca van a poder llegar a algo así", indicó Ricardo Martín, sub-interventor de prestaciones sociales.

Las desventajas pueden advertirse al comparar la ración de alimentos que entrega la Secretaría de Acción Social en Roca y el PAMI, a través del plan Pro-bienestar. Mientras que la bolsa del organismo nacional está tasada en 25 pesos, en Roca representa 4,80 pesos, por un total de nueve productos. Debe tenerse en cuenta que la compra de 2.600 bolsas provoca una rebaja en los costos al municipio, pero de igual manera los alimentos son menos.

La principal diferencia se notará en la leche, porque la comuna no entrega más el producto, ya que derivó la responsabilidad a la Secretaría de Acción Social provincial.

En este sentido, Raúl Sartor señaló que "somos conscientes de que esto forma parte de una política de ajuste inevitable que tiene que hacer el PAMI porque hay cuentas que no le cierran. Ya nos han advertido de la situación a nosotros y estamos ofreciendo una solución al problema". (AR)


Comentarios


Cortan la bolsa de alimentos a casi 1.300 pensionados