Neuquén: Dónde voto para las elecciones de concejales

Cortés y Zúñiga se cruzaron en una puja gremial en Bariloche

La discusión fue por el encuadramiento de dos trabajadores de una rotisería pero se despacharon con expresiones fuertes. "Falta de ética", "actitud anti sindical" y la causa Arbos, entre los reproches.




Los dirigentes sindicales de los gremios privados más grandes de Bariloche, Ovidio Zúñiga (gastronómicos) y Walter Cortés (empleados de comercio), se cruzaron en una pelea por el encuadramiento gremial de dos trabajadores de una rotisería y el intercambio verbal sacó a relucir la causa Arbos en la que compartieron una condena.

El conflicto se inició ayer por la tarde cuando la Asociación de Empleados de Comercio (AEC) que lidera Cortés inició una manifestación con bombos y pancartas en la vereda de una rotisería local, en reclamo del encuadramiento de dos trabajadores, que consideran deben estar bajo convenio mercantil.

Esta manifestación generó el enojo del referente de Uthgra, Ovidio Zúñiga, que ejerce el rol de asesor del sindicato, y Nelson Rasini, el secretario general, quienes se presentaron en la protesta.

Según indicaron desde Uthgra, los dirigentes acudieron para hablar en persona con Cortés ya que los trabajadores aludidos están bajo convenio gastronómico. Pero el mercantil no se encontraba en el lugar y tampoco atendió llamados telefónicos.

“Ante esta situación de negarse al diálogo, públicamente reclamamos al secretario general de la Asociación de Empleados de Comercio, a que se abstenga de continuar con acciones que no hacen nada más que dañar y empañar la imagen del movimiento obrero organizado”, expresó Uthgra a través de un comunicado de prensa en el que menciona la “falta de ética de Cortés” y un “ mecanismo que como dirigentes serios de organizaciones sindicales hermanas, se deberían haber instrumentado”.

La conducción de los gastronómicos también habló de una “actitud anti sindical del dirigente (Cortés) … quien en su desmedido afán recaudatorio, movilizó a compañeros activistas a las puertas de un establecimiento gastronómico local”. Insistió que la actividad principal del comercio en cuestión es la gastronomía y la decisión de los trabajadores es pertenecer a ese sector. Indicó además que la divergencia por el encuadramiento se debería resolver ante el Ministerio de Trabajo de la Nación.

Cortés respondió a esta situación a través de su programa televisivo Con Voz y Voto. Calificó el episodio como un “conflicto de encuadramiento gremial” y apuntó a que es un hecho reiterado en Bariloche que “nos sacan gente de comercio para meterla en otros gremios”, poniendo como ejemplo el caso de las rotiserías que a su entender pertenecen al rubro comercial más allá de que vendan comida.

Walter Cortés respondió desde su programa de televisión. Imagen captura de pantalla

Cortés dijo que no le atendió el llamado telefónico a Zúñiga porque estaba con un tema de salud de su madre. “Siempre puse la cara, estoy aquí y donde quiera que esté, yo pongo la cara”, enfatizó el mercantil desde la pantalla de TV en la que remarcó diferencias entre los dos gremios y resaltó las obras que realiza su sector con los aportes sindicales.

Defendemos el encuadramiento de nuestro convenio colectivo, no es algo que inventamos, antes del conflicto le decimos al comerciante intente ponerlo en comercio, vamos conciliación, vamos al Ministerio de Trabajo y cuando no hay acuerdo se hace la protesta”, indicó y señaló que Comercio hoy tiene mejores salarios que Gastronómicos.

El mercantil cuestionó a Zúñiga por no involucrarse, supuestamente, en reclamos por trabajadores de una cadena de comidas rápidas y por “no decir nada” cuando empresarios locales “descuentan” a los trabajadores los 10.000 pesos de aporte que le otorgó el gobierno provincial.

Me tocó estar con vos en el Arbos, yo fui al Arbos, pero el que condujiste fuiste vos, toda la vida, vos sabes que es así”, disparó Cortés en un tono directo hacia el gastronómico y agregó: “Yo estuve para salvar las cosas del gremio porque me trababan el embargo al gremio, por eso estuve ahí, me separa una distancia muy grande. Somos dos gremios, somos muy distintos”, continuó.

Cortés aludió así a una causa judicial que lo vinculó de manera estrecha a Zúñiga, con quien compartió una condena, dictada en 2014, de 4 años de prisión por el delito de defraudación a la administración pública, por aportes otorgado al policlínico Arbos, y la prisión en la cárcel federal de Esquel hasta diciembre de 2017. Posteriormente la Cámara Federal de Casación Penal los sobreseyó.

El dirigente también se explayó en las obras realizadas por el sindicato que conduce y en los “dos modelos de gremios” que considera que son Uthgra y AEC.

“Defendemos nuestra soberanía de gremio, que nunca la vamos a dejar de lado. Hay otros dirigentes que miran para otro lado y cuando no les conviene se hacen los tontos, yo no soy esa persona, pongo la cara aquí y en cualquier lado”, sentenció.


Comentarios


Cortés y Zúñiga se cruzaron en una puja gremial en Bariloche