Un conflicto gremial paraliza las excursiones lacustres en Bariloche

El gremio SOMU reclamó inicialmente por la recategorización de una trabajadora y denunció que como "represalia" una de las empresas que realiza paseos en el lago Nahuel Huapi despidió a dos marineros.




El Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) cumple su sexto día de medidas de fuerza con la paralización de las excursiones lacustres de la empresa Turisur, por un conflicto gremial ante el pedido de recategorización de una trabajadora y el posterior despido de dos marineros.

La medida comenzó el jueves como retención de tareas y a partir del sábado, el gremio de los marítimos, decidió continuar con paro por tiempo indeterminado hasta revertir la situación.

Desde el jueves las excursiones de Turisur, que realiza navegaciones diarias a la Isla Victoria y Bosque de los Arrayanes, y a Puerto Blest, están cortadas. Mientras que continúa con normalidad la operatoria de la empresa Espacio, que realiza excursiones a la Isla Victoria.

Sergio Santibañez, secretario general de SOMU en Bariloche, dijo a RÍO NEGRO que la medida comenzó con el “pedido de una trabajadora” del buffet de la embarcación Gran Victoria de ser encuadrada bajo el convenio de los marítimos.

Tuvimos conversaciones con la empresa y no pasó nada, y cuando iniciamos las medidas despiden a dos marineros argumentando que por su culpa las excursiones no pudieron salir, cuando ellos tienen un derecho de huelga amparado sindicalmente”, dijo Santibañez.

Indicó que los dos marineros recibieron la notificación de despido el sábado, lo que generó malestar en el sindicato que resolvió “paralizar las excursiones de la empresa” y mantener una protesta en el Puerto Pañuelo, de donde parten los paseos lacustres.

Santibañez dijo que ante el pedido de recategorización de la trabajadora de buffet, la empresa “la bajó de la embarcación y la cambió de tareas mandándola al hotel (Puerto Blest)”.

Indicó que en la empresa, que tiene 90 empleados, hay trabajadores bajo distintos convenios, algunos con gastronómicos, otros con comercio, y que el pedido de la trabajadora (que está bajo el convenio de gastronómicos) fue puntual, solicitado por la propia empleada.

Santibañez señaló que la decisión de la empresa de despedir a dos marineros es una “represalia” a la medida de fuerza iniciada y recordó que rige un decreto nacional que prohíbe despidos injustificados. Con esta situación, cambió el eje del reclamo inicial y ahora se prioriza el pedido de reincorporación de los despedidos que tienen entre 8 y 10 años de antigüedad.

Este diario aguarda una comunicación con referentes de la empresa denunciada.


Comentarios


Un conflicto gremial paraliza las excursiones lacustres en Bariloche