Covid: de qué hablamos ahora

Acaba de instalarse aquí el tema de cuántas dosis de la vacuna contra el covid-19 es mejor aplicar para controlar el brote. Una o dos.


No hay respuestas fáciles, pero trataremos de explicar el por qué de esta discusión. Como muchos otros temas relacionados a la covid-19, podemos discutirlos a la luz de una situación de emergencia, catastrófica y acuciante para encontrar la mejor manera de salvar más vidas. En situaciones normales estas discusiones serían académicas y sujetas a años de investigaciones.


En Río Negro, desde hace unos 10 años, Salud Pública con el apoyo de la Universidad de La Pampa primero y luego la de Río Negro desarrolla una experiencia piloto de uso de una vacuna contra la hidatidosis ovina, creada por la Universidad de Melbourne. Nunca había sido aplicada a campo, solo a grupos reducidos de corderos. Marshall (el inventor) en un workshop en Perú, cerveza de por medio y luego de terminar una sesión, nos la ofreció para probarla, y discutimos el modelo de trabajo. Vacunar ovejas es bastante trabajo y gastos en viáticos y combustibles que no siempre tenemos. Marshall quería que vacunemos los corderos nuevos cada año y luego revacunáramos a todos, todos los años. Nosotros queríamos dar solo dos dosis. Con la aceptación a regañadientes de Marshall decidimos aplicar tres dosis en total. A los 30 y 60 días y el refuerzo al año.


La idea es que la primera dosis generará un salto de inmunidad inicial, la segunda lo profundizará y la tercera un año después asegurará inmunidad por varios años. Claro, las ovejas viven pocos años. A mí me parecía que con eso bastaba para cierto éxito.


El gráfico muestra la respuesta del organismo a la vacunación y la inmunidad que se alcanzó en nuestra experiencia. Vemos que con una sola dosis la inmunidad es del 60%. Ya es un éxito. Muchos corderos no se infectarán y ello permite cortar el ciclo de la enfermedad, aunque algunos corderos sí se enfermarán. La segunda dosis a los 60 días de edad, éxito total, 90% de inmunidad. Inmunidad de rebaño. Se corta el ciclo de la enfermedad. La tercera dosis permite que los ovinos no se infecten durante varios años, aunque sí lo pueden llegar a hacer cuando son adultos, pues van perdiendo inmunidad, pero ya muy cerca de ir a faena.


Entonces, lo que discutimos ahora con la covid-19 no es el trabajo y el costo de vacunar, sino que las vacunas no alcanzan y el tiempo corre y se muere gente. El debate es si usamos las vacunas que requieren dos dosis para llegar al 90% de inmunidad en algunas personas o si le aplicamos solo una dosis al doble de personas.


Mucha gente con un 60% de inmunidad o menos gente con 90% de inmunidad. En hidatidosis llevamos más de 10 años experimentando resultados y con varias publicaciones científicas.


Como en toda esta pandemia aquí el problema es que en un año se desarrollaron vacunas, se hicieron a las apuradas las fases 1, 2 y 3 y ahora discutimos cambiar el protocolo a uno no testeado para nada. Vale para todas las vacunas: rusas, yanquis, chinas, inglesas. ¿Está mal? Claro que no. Es una emergencia mundial. Mueren de a miles. Y aunque a los científicos nos formaron para cumplir con pasos y estándares, ahora hay que meter la mano en el barro y discutir ideas, probar, arriesgar ver el resultado y seguir.


La viruela mataba tanta gente o más que el covid. En 1776 Benjamin Jesty, en Yetminster, fue la primera persona (conocida) que introdujo la inoculación con cowpox (virus de la viruela bovina) inoculando a su esposa y dos hijos. El agente de la viruela bovina es muy parecido al de la viruela humana, pero no es patógeno para el hombre. Entonces generó inmunidad. La viruela fue erradicada de la faz de la tierra. Con vacunas. Lamentablemente los antivacunas se olvidan de estos detalles. Las vacunas contra la covid-19 siguen la misma idea. Inocular una parte del coronavirus para que no nos enferme, pero sí genere anticuerpos.


Un último comentario del esfuerzo de la ciencia en este tema. En el 2000 había 1 solo trabajo científico indexado en Pubmed, la base de datos de la Biblioteca de Medicina de EE. UU. En 2013 había 7. En 2019 saltaron a 271 a partir del brote en China. 2020 cerró con 88.704 trabajos indexados evaluados por pares y ahora a comienzos de enero ya tenemos 91.270. Increíble producción del conocimiento. Increíble esfuerzo para acompañar el esfuerzo de los que deben atender casos en los hospitales o hacer el seguimiento de los contactos. Por favor, colaboren todos un poco, más barbijo y menos fiesta.


Espero recibir pronto al menos una dosis. Mientras, me cuido.


* Doctor en Medicina Veterinaria. Profesor UNRN 


Comentarios


Covid: de qué hablamos ahora