Crece, sin pausa, la contratación de personal en municipios neuquinos

En los últimos años la cantidad de empleados públicos se incrementó en forma importante, por encima de los niveles de población de las ciudades.



Uno de los factores que dispara los desequilibrios fiscales de las comunas esta dado por la presión que genera la masa salarial en el total de los gastos presupuestarios. En los últimos años la cantidad de empleados públicos se incrementó en forma importante, por encima de los niveles de población de las ciudades.

Los principales desvíos se encuentran en los municipios más pequeños, que todos los años deben ser auxiliados con enormes sumas de dinero desde la Provincia para poder hacer frente al pago de salarios.


1. Es alta la partida presupuestaria


La masa salarial global de los municipios neuquinos cerrará este año en torno a los 10.000 millones de pesos. Tomada en forma aislada esta enorme cifra, no termina de mostrar la incidencia que tiene esta partida en el gasto global.

Uno de los indicadores más usados para analizar la presión que ejerce el gasto salarial en el presupuesto está relacionado con los gastos corrientes que realizan las comunas. Lo normal es que no más del 40% (indicador equivalente a 0,4) de las erogaciones corrientes se destinen al gasto de salarios del personal municipal.

Tomando en cuenta este dato, el gráfico adjunto refleja que solo Cutral Co estaría cumpliendo este requisito. El resto, tienen este indicador por encima del valor mencionado. Plottier y Zapala son los que más desvíos presentaron en 2018. San Martín mostró una importante recuperación pero igualmente sigue siendo alto.


2. Los recursos propios, lejos de pagar sueldos


Uno de los indicadores que se tiene en cuenta para definir la salud fiscal de una comuna, está dado en la posibilidad que tienen los intendentes de abonar la partida de personal con recursos propios, que son los que llegan a las arcas de la mano de las tasas municipales, patente y otros ingresos de recaudación comunal.

Ninguna intendencia llega a este objetivo. La que más cerca se encuentra de pagar con sus propios recursos los salarios de los empleados, es la comuna de Neuquén.

Si bien se observa una positiva evolución de este indicador en los últimos 14 años en todas las comunas, esto no basta para decir que hoy no existe un sobredimensionamiento de la planta de personal.

Senillosa necesita cuatro años de su recaudación propia para poder cancelar los salarios de un año. Viene de un indicador mucho peor: 11 años y medio necesitaba en 2004. Zapala, Plaza Huincul y Centenario están en el lote de intendencias que más que duplican los años para cancelar salarios.


3. Crece la cantidad de empleados, por encima de la población


Una de las variables más importantes para definir la estructura de personal es compararla con la cantidad de habitantes de una comuna.

Por lo general cuanto más pequeña es la ciudad aumenta esta relación. Si bien no hay estudios integrales sobre este tema, lo ideal es que una comuna no tenga más de 20 empleados públicos municipales por cada 1.000 habitantes. Pero mucho depende de la ciudad que se trate.

En Neuqén solo algunos de los municipios de primera logran ubicarse por debajo de este indicador. Pero tal vez lo preocupante no está solo allí, sino en la evolución que ha mostrado este indicador en los últimos años.


4. Los municipios suman empleados


Para el cierre de 2019 se proyecta que los municipios neuquinos terminarán con una planta de personal superior a los 10.000 empleados. A esto hay que sumar que en cada ciudad existen trabajadores provinciales y nacionales.

El total de municipios a nivel país concentran más de 590.000 trabajadores, cifra que representa cerca del 27% de los empleados públicos que tienen las provincias. En muchas de las comunas más pequeñas de Neuquén se observa que la demanda laboral está centrada en lo público.

Y son varios los ejemplos en los que trabajadores municipales son solo punteros políticos colocados allí a dedo por el intendente de turno. Esto define la baja calidad institucional de algunas de las comunas.


5. La salud fiscal depende de las transferencias de la Provincia


Unos de los indicadores que refleja la salud fiscal de los municipios está dada en la relación Gastos Totales/Ingresos Totales. Por encima de la unidad, este valor es negativo; es decir que la comuna gasta más de lo que recauda. El concepto es contrario cuando el ínice está por debajo de la unidad. Claramente se observa una mejora en la evolución de las cuentas públicas municipales en estos últimos 14 años.

Sin embargo, una parte de los recursos que perciben los municipios está centrado en las transferencias discrecionales que envía la Provincia. Este escenario se da fundamentalmente en los municipios que tienen problemas para cancelar sus obligaciones salariales.


Comentarios


Crece, sin pausa, la contratación de personal en municipios neuquinos